Páginas vistas en total

sábado, 5 de abril de 2008

Aparecen unos mosaicos romanos en el edificio del Hotel Continental

Se trata de los primeros mosaicos romanos completos que ven la luz en Ávila. Datan de los siglos III y IV d.C. e indicarían que en esa zona de la ciudad existió un edificio muy relevante, como una basílica o la vivienda de un personaje importante.E.C.B./ M.M.G.
El Hotel Continental, uno de los edificios con más solera de la capital abulense, ha albergado en su interior durante décadas toda una joya arqueológica. Se trata de los primeros mosaicos romanos completos que ven la luz en Ávila, y que se han convertido en la prueba que indicaría que en esta zona de la capital existió entre los siglos III y IV d.C. un edificio de especial relevancia, que bien podría ser o una basílica o la vivienda de un personaje de mucha importancia de la época. Así lo ha confirmado a este periódico Francisco Fabián, arqueólogo de la Junta de Castilla y León, que segura que este descubrimiento está a la altura de las expectativas puestas en esta zona de la ciudad durante años por los arqueólogos, ya que en el pasado era habitual que los edificios más importantes de las poblaciones estuvieran en su punto más elevado, y éste, lo es en Ávila.Lo cierto es que al realizar unas prospecciones arqueológicas en el edificio del Hotel Continental «han salido unas secuencias históricas que van desde la época romana al siglo XIX, época de la que data el edificio actual», asegura Fabián.Y dentro de esa secuencia destacan dos hallazgos importantes: los citados mosaicos romanos y una edificación del siglo XVI, que habría estado en pie hasta el XIX. «Hasta ahora, en otros lugares, sólo habían aparecido teselas sueltas de mosaico», aclara el arqueólogo territorial,«pero nunca así, tan completos: son de los siglos II y IV d.c.». Se trata de figuras geométricas que, según ha descubierto el equipo encabezado por JesúsCaballero Arribas, se encuentran bastante destruidas por las construcciones levantadas posteriormente, aunque se conservan retazos muy importantes. «También hay restos de muros romanos, aunque son inconexos», explica Fabián, que también aclara que todos estos romanos han aparecido a más de dos metros de profundidad del nivel del suelo.En lo que respecta a los hallazgos fechados en el siglo XIV, coinciden con los de la época romana en un aspecto, ya que estos también parecen indicar que pertenecen a un edificio público o a la vivienda de una personalidad de entonces.En cambio, según aseguran los expertos apenas han aparecido restos de la épocas visigoda, como tampoco de la medieval. Sólo silos, fosas y alguna que otra cerámica.Las excavaciones, que todavía están en curso, se han centrado en principio en catas aisladas, aunque está previsto abrirlas en extensión, para así poder documentar mejor todo lo que va apareciendo.viviendas y locales. En cualquier caso, la aparición de estos importantes hallazgos no afectará a la construcción de viviendas y locales comerciales en el edificio del antiguo Hotel Continental, ubicado en la plaza de la Catedral. De hecho, la Comisión de Patrimonio celebrada esta misma semana ha autorizado la rehabilitación del edificio, una reforma que contempla la construcción de ocho viviendas, nueve apartamentos y un local comercial.El dictamen de Patrimonio, eso sí, exige que se mantenga la volumetría de la estructura de la cubierta del patio, además de los forjados y la estructura cubierta.Con independencia de todo esto, lo que todavía no se conoce con exactitud es la ubicación final que tendrán los mosaicos romanos, aunque se manejan dos opciones: que se saquen del edificio y se depositen en un museo o que permanezcan en el mismo, acondicionando la zona para que pudieran ser vistos. «Hombre, están en un muy buen sitio, en pleno centro turístico», asegura el arqueólogo territorial, que insiste también en que esa decisión no está, ni mucho menos, en sus manos. «Tiene que ser la Comisión de Patrimonio la que tome esa decisión», aclara Fabián.
Tomado de: http://www.diariodeavila.es/secciones.cfm?secc=Local&id=599709

Los arqueólogos descubren en Xàtiva restos de un camino ibero excavado en la roca

Una jarra y el torso de una muñeca de época islámica.
Foto tomada de: http://www.lasprovincias.es/valencia/20080405/costera/materiales-ceramicos-descubiertos-pertenecen-20080405.html



El arqueólogo Eden Alcaide muestra el lugar del importante hallazgo


5-IV-2008


La recta final de las excavaciones realizadas en la plaza de Sant Jaume de Xàtiva para la construcción de un aparcamiento subterráneo han aportado una inesperada sorpresa a los arqueólogos: el hallazgo de los restos de un camino ibero o preibero excavado en la roca en el que se aprecian con total nitidez las huellas dejadas por el paso de los carros en torno al siglo II antes de Cristo.El vaciado de tierra tan sólo había dejado al descubierto hasta el momento restos de canalizaciones de nulo interés, algunos materiales cerámicos iberos muy fragmentados, otros restos de ajuar islámico y unos silos, según el arqueólogo Eden Alcaide, quien junto a la arqueóloga Reyes Borredá, codirige las prospecciones.Entre los desniveles del terreno y las oquedades de la roca que quedaron a la vista al retirar la tierra se encontraba el espacio del aludido camino, que no se ha podido identificar como tal hasta que se ha empezado a excavar en la parte posterior y se han detectado claramente "las carriladas", que son las marcas que dejaron las huellas de los carros a su paso, por el continuo desgaste que suponían para el terreno.El espacio entre los surcos de las ruedas está en torno a 1,12 metros, apuntó Reyes Borredá, quien indicó que el tramo de camino excavado hasta el momento tiene unos 20 metros de longitud y queda a una profundidad de unos 3 metros respecto al nivel de la calle. Excavaciones "Vemos que continúa por la parte de la acera y por eso vamos a ampliar más de lo previsto las excavaciones en esa zona", remarcó.Indicó, asimismo, que estiman que continuaría por debajo de las casas y resaltó que su hallazgo es de sumo interés "para investigar y documentar la ciudad íbera".Técnicos de la Conselleria de Cultura, a los que se había comunicado oficialmente el hallazgo, se desplazaron a Xàtiva para ver los restos encontrados e indicaron la idoneidad de que se excave el mayor espacio posible del solar para tratar de ampliar al máximo la documentación y estudio de la vía.Borredá manifestó que sitúan en torno al siglo II antes de Cristo el momento en el que la vía deja de utilizarse, apoyándose en los restos cerámicos muy fragmentados encontrados junto a la misma, "pero no podemos aventurarnos a decir cuando se realizó".La cerámica ibera encontrada consiste en trozos de tinajas y tinajillas pintadas con bandas.Recta final La excavación se empezó en diciembre pasado, según explicó esta especialista, y se encuentra ya en su recta final. Aunque no se sabe exactamente cuando concluirá, dijo que queda "poco, quizá unas dos semanas, aunque no nos compete a nosotros decidir cuando se acabará".Tanto ella como Alcaide se encontraban muy satisfechos del hallazgo, al igual que los miembros del equipo que lleva a cabo las prospecciones, puesto que no esperaban dar con un elemento de tanto interés, en vista de los materiales que iban apareciendo a medida que avanzaban los trabajos.La superficie que se ha excavado hasta el momento es de unos 1.200 metros cuadrados aproximadamente.Cuando se empezó a trabajar no se tenía idea de lo que se podría encontrar, porque no habían datos de otros estudios de envergadura de la zona.Se especulaba que podrían aparecer restos romanos, pero más que una certeza era una ilusión con la que partían los técnicos.El arqueólogo municipal, Angel Velasco, que ayer se mostraba muy satisfecho del hallazgo, confiaba en que las prospecciones pudiesen arrojar luz sobre la existencia de alguna vía romana o aportar datos sobre los límites de la ciudad antigua.Al final, la realidad ha superado con mucho las expectativas y lo encontrado será fundamental para ayudar a reconstruir elementos del asentamiento íbero que arrojen más luz sobre cómo era la ciudad en esa época y su importancia.


Tomado de: http://www.lasprovincias.es/valencia/20080405/ediciones/arqueologos-descubren-xativa-restos-20080405.html

Prehistoria oculta baixo os prados

roi fernández
Francisco Albo
5-IV-2008
En medio dunha néboa espesa, en torno ás dez da mañá de onte, un grupo de estudantes de historia comezaba a primeira sondaxe arqueolóxica que se realiza na comarca de Lemos coa intención de localizar un xacemento do Paleolítico. O sitio escollido para a intervención é unha propiedade particular da localidade de Pedras, na parroquia de Vilelos, no Saviñao. A escavación comezou nun punto situado a poucos pasos dunha manxadoira portátil na que neses mesmos momentos estaba a alimentarse o gando que alberga a finca. O obxectivo consiste en averiguar se o subsolo da aldea garda vestixios importantes das comunidades humanas primitivas que poboaban estas terras hai decenas ou centos de miles de anos.
Os responsables do amplo proxecto de investigación coordinado pola Universidade de Santiago do que forman parte estes traballos -iniciado hai agora dous anos- opinan que a finca de Pedras é un lugar adecuado para as primeiras escavacións ao aire libre que emprenden dentro do proxecto. Os indicios en que se basean consisten principalmente nun par de ferramentas prehistóricas -bifaces ou machados de pedra- que apareceron enterradas no lugar cando os donos da finca fixeron obras para construír unha fosa séptica. O antigo alcalde Enrique Pérez Losada avisou deste achado casual aos investigadores, que lle encontraron un especial interese. Unha prospección feita o pasado xoves localizou outro artefacto paleolítico na superficie do terreo, no entorno inmediato da finca, o que supón outra pista alentadora.
Primeiras probas
Polo momento, as sondaxes faranse en dous pequenos rectáncgulos de terreo de dous metros de longo por un de ancho, situados en diferentes puntos da finca. Se estes traballos logran desenterrar máis vestixios de industrias paleolíticas, a operación podería prolongarse e adquirir máis importancia. «En primeiro lugar faremos estas dúas sondaxes para intentar determinar a extensión do posible xacemento e comprobar a que profundidade poden estar sepultados os materiais», explica o arqueólogo Arturo de Lombera, un dos directores dos traballos de campo. «En caso de que obteñamos un resultado positivo, poderíamos facer o que se chama unha escavación en área, cubrindo un espazo máis grande», engade.
O feito de comezar a escavar moi pouco tempo despois dun período de chuvias pode ocasionar algún inconveniente aos investigadores. «O problema é que o nivel freático pode estar agora bastante alto, talvez só a un metro de profundidade, e nese caso non se podería seguir escavando máis abaixo porque o terreo encharcado é moi malo para estes traballos», apunta De Lombera. O arqueólogo apunta que, de todos os xeitos, parece pouco probable que os supostos útiles paleolíticos se encontren a máis de metro e medio por debaixo do chan, porque as obras que desenterraron as ferramentas descubertas polos veciños non chegaron máis abaixo.
Se nos próximos días reaparecesen os chuvascos, o traballo científico tamén podería verse moi entorpecido. «Imos aproveitar o bon tempo que estamos tendo para avanzar coa maior rapidez posible. O que importa agora é confirmar a existencia dun xacemento neste lugar e determinar o seu potencial, e por iso decidimos limitar as primeiras sondaxes a uns espazos moi pequenos», sinala o arqueólogo.