Páginas vistas en total

jueves, 12 de junio de 2008

El yacimiento de Viladecans (Barcelona) muestra los restos de los últimos mamuts de la Península Ibérica

La Consejería de Cultura y el Ayuntamiento de Viladecans (Barcelona) presentaron este mediodía las características del yacimiento de restos paleolíticos de mamuts y otros proboscidios, descubierto a finales de 2007 en la riera de Sant Llorenç de Viladecans. Una treintena de colmillos y un cráneo son los restos más valiosos de entre los más de 400 encontrados en el yacimiento. Según la arqueóloga responsable de la excavación, Montse Sanz, el hallazgo muestra 'los que podrían ser los últimos mamuts que vivieron en la Península Ibérica'. El yacimiento se descubrió durante la realización de las obras de una balsa de laminación a cargo de la Agencia Catalana del Agua (ACA). A finales de 2007 la empresa ArqueoCat y el Grupo de Investigación del Cuaternario de la Universidad de Barcelona iniciaron la investigación sobre el yacimiento, situado a más de 20 metros de profundidad junto a la riera de Sant Llorenç de Viladecans. Los trabajos arqueológicos han permitido extraer unos 400 restos de fauna y especies actualmente extinguidas y, en un primer análisis, se ha concluido que muchas de ellas corresponden a mamuts, que vivieron entre hace 12.000 y 100.000 años. La arqueóloga Montse Sanz explicó que 'lo que más hemos encontrado son defensas de proboscidios, es decir, los dientes incisivos superiores de los animales que, por su curvatura, todo apunta a que son de mamut'. Algunas de las defensas están en muy buen estado de conservación y miden entre 1 y 3,40 metros de longitud. Entre los restos también sobresale un fragmento de cráneo con los dientes molares. Según los primeros análisis, los restos corresponden a la época del Pleistoceno Superior y datan de 20.000 años en los niveles superiores y de 100.000 años en los niveles inferiores. Además de restos de proboscidios, también se han hallado restos de animales herbívoros como el caballo, el ciervo o el rinoceronte y huellas del paso del hombre del Paleolítico como restos de utensilios de piedra que se utilizaban para la caza o para la actividad doméstica.Montse Sanz explicó que 'los restos aportarán muchos datos en relación al estudio anatómico de los proboscidios y también de la evolución del paisaje'. Según la arqueóloga, en la Península Ibérica 'sólo hay otros dos yacimientos de esta magnitud: uno en Granada y otro en La Canonja (Tarragona)'.El equipo de arqueólogos continúa excavando en la zona a la búsqueda de más restos. Por su parte, los restos ya extraídos se hallan en el Centro de Restauración de Bienes Muebles de la Generalitat donde serán tratadas por técnicos especializados en una tarea que puede prolongarse durante un año y que permitirá su estudio en profundidad.Posteriormente, la voluntad del Ayuntamiento de Viladecans es la de exponer las piezas al público. 'Nos pondremos a trabajar ya en la posible creación de un centro de interpretación con las partes más importantes de la colección y que sirva para ilustrar sobre la época del Paleolítico', explicó el alcalde Carles Ruiz.
Tomado de: http://actualidad.terra.es/cultura/articulo/viladecans-barcelona-peninsula-iberica-2540511.htm





----------------- X ---------------





Encuentran en Viladecans el mayor yacimiento de mamuts en el noreste de la península

Un grupo de arqueólogas analizan uno de los grandes colmillos encontrados.

Las obras de construcción de un embalse descubrieron el hallazgo arqueológico
Los restos pertenecen a animales que pudieron vivir hace 10.000 ó 12.000 años
Tres mandíbulas de rinocerontes y herramientas humanas completan los hallazgos

MARIA PÉREZ
BARCELONA.- El sueño de todo estudiante de arqueología es toparse a lo largo de su vida con un gran yacimiento repleto de piezas históricas que le permitan conocer y reconstruir la historia de primera mano. Desgraciadamente, el sueño se materializa en contadas ocasiones y más aún cuando hablamos de un hallazgo de las características del que se encontró en Viladecans el pasado mes de noviembre y que se saldó con alrededor de 400 piezas. "Es una yacimiento excepcional y sería extraño volver a encontrar algo parecido", desvela la arqueóloga Eva Estela, miembro de Arqueocat, consciente de la excepcionalidad de su situación.
Las obras de construcción de un embalse de laminación de las aguas en la zona de can Guardiola (término municipal de Viladecans) ejecutado por la Agència Catalana de l’Aigua (ACA) en 2006, con el objetivo de prevenir al pueblo de inundaciones venideras, fueron el detonante de un hallazgo sin precedentes en Cataluña.
El ayuntamiento de la localidad, consciente de que el terreno de trabajo era una zona catalogada con 'expectativas arqueológicas', consideró que las obras deberían estar supervisadas permanentemente por una arqueóloga. Sobre todo porque ya en las labores más superficiales los trabajadores de la ACA tropezaron con bolsas de cerámica ibérica y restos de minas fechadas del siglo XIX y porque en la ciudad limítrofe, Gavà, fueron encontradas hace poco más de 40 años vestigios de minas neolíticas. Estela fue la elegida.
Aunque la arqueología es poco amiga de análisis precipitados y muy dada a extensos estudios que verifiquen sus hipótesis, la excepcionalidad del yacimiento permitió a Estela hacer una primera valoración de las piezas encontradas. Se trata, en su mayoría de restos de proboscidio -mamíferos con trompa prensil, olfativa y respiratoria e incisivos en forma de colmillos muy afilados como podrían ser el elefante o el mamut- que pudieron habitar la Penísnsula Ibérica hace 10.000 ó 12.000 años.
Nunca antes se habían hallado tantos restos de mamuts en el noreste de la península y menos aún que se encontraran en tan buenas condiciones. "Es un hallazgo único, por la cantidad y por la calidad", apunta Eva, que apostilla que el descubrimiento de una defensa –nombre técnico que reciben los incisivos- de 3,20 metros es una prueba contundente de la calidad de las piezas. Además de esta enorme defensa, se hallaron otras 30 en perfecto estado que se cree que pudieron pertenecer a mamuts de la época del Pleistoceno, cuya última especie –un animal parecido al elefante asiático actual- desapareció en después de la era glacial hace 12.000 años. Tres mandíbulas de rinocerontes y herramientas humanas completan la lista de los hallazgos.
Entre todos los hallazgos, la arqueóloga destaca un cráneo de mamut que al ser hallado en perfecto estado y conservar todos los molares, permitirá a los investigadores ubicarlo en una especie concreta.
El yacimiento no está agotado
El arqueólogo, como el pintor y escultor en la antigüedad está sujeto a la mano generosa de quien decida invertir en sus labores. Estela necesita su particular familia Medicci que le permita continuar trabajando en un terreno que aún puede dar mucho de sí. "Tan sólo se ha llegado hasta el coto de la obra, pero el yacimiento continúa, porque no está agotado", dice y apunta que se podrían hacer análisis con precisión que les permitirían descubrir detalles de la flora del pasado, como polen o semillas.

Tomado de: http://www.elmundo.es/elmundo/2008/06/14/barcelona/1213444582.html

La Junta prohíbe a su arqueólogo presentar en Lugo los petroglifos

El delegado territorial avisa: «Si no entrega aquí el informe, que se atenga a las consecuencias»
Sin embargo, Julio Vidal ya intervino ayer en el Congreso de Arqueología de la ciudad de Villalba
E. Gancedo león

«El arqueólogo territorial de la Junta no cuenta con la autorización de la Dirección General de Patrimonio para presentar en congreso alguno sus estudios sobre los petroglifos hallados en Maragatería y los esqueletos de Arintero». Así de contundente se ha manifestado el delegado de la Junta de Castilla y León en la provincia leonesa, Eduardo Fernández, sobre las exposiciones que el citado arqueólogo, Julio Vidal ha llevado a cabo, una ayer y otra hoy, en el Congreso Internacional de Arqueología de Villalba, provincia de Lugo, sobre estos dos hallazgos leoneses. El delegado de la Junta ha comunicado que su arqueólogo aún no ha comunicado al Gobierno autonómico estos descubrimientos, tal y como es su obligación. «La Delegación Territorial tiene el deber de dar a conocer a la sociedad leonesa, vía medios de comunicación o por otro conducto, en qué consisten estos hallazgos, que están despertando mucho interés entre profesionales, asociaciones, amantes de nuestro patrimonio y la sociedad leonesa en general». «No puede ser -resumió- que se den a conocer estas novedades fuera de nuestras fronteras antes que aquí». El arqueólogo territorial, ausente desde hace dos días de su puesto de trabajo -la Delegación ignora su paradero, ya que Vidal tampoco ha informado oficialmente de su presencia en el congreso lucense-, visitó en algunas ocasiones el primer yacimiento de petroglifos encontrado y le dijo a su descubridor, Juan Carlos Campos, que le «mantendría informado». No obstante, hasta el momento ninguna institución se ha vuelto a poner en contacto con Campos a pesar de los nuevos y muy numerosos petroglifos que ha venido localizando. Campos aporta que el arquéologo de la Junta ha mostrado poco más que el descubrimiento en sí, ya que un estudio completo, con sus excavaciones, mediciones, dataciones, etc., «lleva mucho tiempo». Por lo pronto, Eduardo Fernández avisó que, de pronunciar sus conferencias, como de hecho está sucediendo, el Gobierno autonómico «procederá en consecuencia».
Tomado de: http://www.diariodeleon.es/se_cultura/noticia.jsp?CAT=114&TEXTO=6899560

Un hueso de dinosaurio altera las fechas de la deriva de los continentes

El descubrimiento de un hueso de dinosaurio en Australia, primo cercano del Megaraptor sudamericano, pone en cuestión las grandes fechas de la deriva de los continentes, según un estudio que publica este martes una revista británica.
El parecido entre los dos dinosaurios bípedos, que vivieron en el Cretáceoo (-145 a -65 millones de años), refuerza una tesis que va contra la teoría tradicional que describe la fragmentación de Gondwana, el bloque continental meridional que se separó de Pangea, el supercontinente primitivo único.
Según esta teoría, Gondwana se habría escindido inicialmente en Africa y América del Sur, por un lado, y en la Antártica, India, Madagascar y Australia por otro, hace unos 138 millones de años.
El hueso en cuestión, que corresponde al miembro anterior de un terópodo, hallado cerca del Cabo Otway, en el estado de Victoria (sudeste de Australia), tiene una antigüedad de unos 108 millones de años.
Es hueso es una prueba de una migración terrestre entre el continente australiano y otra parte de Gondwana en medio del Cretáceo, según los autores del estudio, publicado por la revista Proceeedings of the Royal Society.
El espécimen "es el primer terópodo australiano con similitudes bien documentadas con una especie de otra parte de Gondwana", afirman Nathan Smith, de la universidad de Chicago, y sus colegas.
Este descubrimiento en paleontología respalda diversas tesis disidentes que tienen en común que estipulan que Africa se habría separado primero de Gondwana y que los lazos terrestres entre América del Sur, la Antártica y Australia se mantuvieron hasta mediados del Cretáceo y hasta comienzos del Terciario.
Tomado de: http://www.univision.com/contentroot/wirefeeds/world/7507584.html

Un hámster de una tonelada

Los descubridores del cráneo, ante la vitrina en que se expone. / EFE


Vivió hace cuatro millones de años, pesaba casi una tonelada y sin embargo era familiar de los hámsters: se trata del 'Josephoartigasia monesi', el roedor más grande de todos los tiempos, cuyo cráneo fue presentado ayer en Montevideo. La revelación de este cráneo fósil hace unos meses por los científicos Andrés Rinderkneckt y Ernesto Blanco marcó un hito en la paleontología mundial.
El fósil, de más de medio metro de longitud, ofrece una idea muy precisa de este animal que habitó Sudamérica hace casi cuatro millones de años, perteneciente a una especie emparentada con los actuales hámsters. Es el primer cráneo hallado de un animal del que se sabía que había existido, pero sobre el que no se habían encontrado restos completos.
El roedor prehistórico medía 2,5 metros de largo y su peso rondó entre las dos toneladas y media y la media tonelada, aunque este ejemplar estaría más cerca de la tonelada, según subrayaron los dos científicos.
Blanco y Rinderknecht fueron los autores de la investigación publicada en enero en la revista 'Proceedings of the Royal Society of London' que sacó a la luz el descubrimiento. El hallazgo del cráneo en sí, sin embargo, lo realizó el paleontólogo aficionado Sergio Viera hace dos décadas en las Barrancas de Kiyú.
Archivado 20 años
El cráneo permaneció 'archivado' en los anaqueles del Museo Nacional de Historia Natural y Antropología hasta que estos jóvenes científicos comenzaron a estudiarlo en 2005 y se percataron de la importancia real del hallazgo.
En la presentación del cráneo, el físico Ernesto Blanco citó a Confucio para señalar que «una buena imagen vale más que mil palabras» y, así, refutar la tesis de una científica canadiense que afirmaba que el roedor gigante no pasaba de los 350 kilogramos.
Rinderknecht explicó que queda mucho por hacer para conocer la vida que llevaban los 'Josephoartigasia'. «Ahora estamos estudiando la fuerza de mordida de este herbívoro», explicó, para conocer no sólo sus hábitos alimenticios, sino también las zonas en las que pudieron existir colonias.
El científico aseguró que «quedan muchos descubrimientos aún por revelar», que esperan en los estantes del Museo de Ciencias Naturales, tras haber sido aparcados durante décadas.
Tomado de: http://www.elcorreodigital.com/vizcaya/20080611/sociedad/hamster-tonelada-20080611.html

Hallan en la Antártida huellas de vertebrados de hace 245 millones de años

Paleontólogos de Estados Unidos descubrieron en la Antártida túneles fosilizados excavados por tetrápodos en el Triásico hace 245 millones de años, desveló ayer un informe divulgado por la revista 'Journal of Vertebrate Paleontology'.Los tetrápodos son cualquier tipo de vertebrado que se desplaza sobre cuatro patas o apéndices similares. Según los científicos de la Universidad de Washington, los fósiles se formaron cuando la arena de un río entró en los túneles y se endureció en los espacios abiertos.La pieza mayor de esos fósiles tiene unos 35 centímetros de largo, por 15 de ancho y 7,5 de alto. En el lugar no hallaron restos de los animales, pero los sedimentos fosilizados preservaron las huellas que dejaron cuando entraban y salían de esos túneles, indicaron los científicos.«Encontramos pruebas de que fueron hechos por animales que vivían en tierra y no por cangrejos», manifestó Christian Sidor, profesor de paleontología de la Universidad de Washington. Ya se habían encontrado fósiles de tetrápodos de finales del período Triásico en la Antártida llamada 'Victoria Land', pero los túneles fueron cavados unos 15 millones antes, explicó. Según Sidor, es posible que los túneles hayan sido obra de reptiles similares a un lagarto llamados 'Procolophonids'.
Tomado de: http://www.larioja.com/20080609/sociedad/hallan-antartida-huellas-vertebrados-20080609.html