Páginas vistas en total

domingo, 10 de agosto de 2008

Hallan un bifaz del Paleolítico en un yacimiento guipuzcoano

Un extraordinario bifaz del Paleolítico inferior, pendiente aún de data, es el hallazgo más significativo descubierto este año en la campaña estival de excavaciones que arqueólogos de la Sociedad de Ciencias Aranzadi desarrollan desde hace diez años en el yacimiento de Irikaitz, en Zestoa (Guipúzcoa).
Según el director de las prospecciones, Álvaro Arrizabalaga, se trata de una pieza de unos quince centímetros de largo que se encuentra «muy deteriorada» por el paso del tiempo, ya que está confeccionada en vulcanita, una roca formada por cenizas volcánicas sedimentadas que cuando fue tallada, hace decenas de miles de años, era muy dura pero que ha ido absorbiendo agua a lo largo del tiempo y ha perdido compactación.?La herramienta, un hacha de mano de forma lanceolada, resulta extraordinaria porque no es habitual en este período, donde los útiles que se empleaban solían ser más toscos y menos elaborados.
Los especialistas piensan por ello que podría pertenecer a la última parte del Paleolítico inferior, cuando se produjo un tránsito en las técnicas de elaboración de los útiles de piedra, «buscando tallar la pieza con retoques planos» para conseguir mejores filos.
Taller
Los expertos consideran que el yacimiento de Irikaitz, que goza desde 2001 de la máxima protección cultural que concede el Gobierno vasco, fue utilizado por los hombres primitivos como un taller de industria lítica, por lo que es muy rico en diferentes tipos de herramientas de piedra en diferentes etapas de elaboración. ?
Tomado de: http://www.lavozdegalicia.es/cultura/2008/08/10/0003_7050186.htm

El yacimiento permitió hallar un jarrón único en el mundo

Los arqueólogos localizaron una bandeja cuya tipología solo tiene réplica en París
Autor:
J. L

Los arqueólogos son los mejores montadores de puzles del mundo. En los trabajos realizados en la finca de Mirambel lograron reconstruir una crátera (jarrón) única en todo el mundo romano, a partir de treinta pequeñas piezas encontradas en diferentes momentos de la excavación. Algunas de estas piezas ya fueron localizadas a comienzos del siglo pasado en los sondeos realizados por la familia Mirambell.
El hallazgo fue presentado a la comunidad científica durante la celebración del congreso internacional de cerámica tardorromana de Parma-Pisa, en Italia.
«Se trata de una especie de crátera de grandes dimensiones», explicó el arqueólogo Fermín Pérez, en el congreso italiano. «A partir de 30 fragmentos se ha podido reconstruir el perfil completo de la pieza, excepto el apoyo y, sobre todo, la composición decorativa que cubre la totalidad de la pared», se recoge en las actas del encuentro dedicado a la cerámica tardorromana.
Sobre un fondo blanco se van sucediendo los diferentes motivos geométricos y figurativos en tonos rojizos. Por todo el cuello de la crátera aparecen perdices en movimiento, de diferentes tamaños entre un paisaje vitivinícola. Una gran carena da paso a la panza de la crátera totalmente pintada y organizada en dos frisos corridos o metopados. «El superior, denominado friso figurativo, está compuesto por caballos y de tipo mitológico, con la presencia de un centauro, separados entre sí por motivos esquemáticos que simbolizan vegetación», añade el acta del congreso.
Debajo, aparece un friso geométrico, compuesto por la sucesión de motivos simples, como aspas y ajedrezados. «La complejidad formal de la pieza y su abigarrada decoración pintada inciden en una función ornamental o religiosa. Si le sumamos su excelente calidad, de pasta y de acabado, todo parece indicar que se trata de una pieza foránea, importada probablemente por vía marítima», explicó el arqueólogo Fermín Pérez en el congreso.
Vajilla tunecina
No es la única pieza importante hallada en este yacimiento, ya que la mayor parte de la vajilla de la casa es de gran calidad y procedente de Túnez. «La exclusividad de esta vajilla, y otros detalles como la presencia de una grandes termas, hace pensar que los propietarios de esta villa pertenecía a la clase más pudiente económicamente», señaló el arqueólogo, ayer durante la presentación de la villa a los medios de comunicación.
«Hay una pieza, una pequeña parte de una grande fuente, que solo hay otra en el mundo, y está depositada en el museo romano de París, pero que no se encontró nada igual en importantes yacimientos como el de Marsella o de otras ciudades italianas en la misma época que aquí», señaló hace algunos meses el arqueólogo Fermín Pérez Losada.
Todas estas piezas están ahora en los laboratorios de la Universidade de Vigo, pero está previsto que dentro de unos meses estarán ubicados en las salas de arqueología del Museo Municipal Quiñones de León de Castrelos.
Tomado de: http://www.lavozdegalicia.es/vigo/2008/08/09/0003_7047398.htm

Descubren petroglifos de la Edad de Bronce en un castro de San Cibrao

Manuel Miranda esparce café para mostrar las cazoletas encontradas sobre una de las rocas

El yacimiento ?se encuentra en una zona sobre la que se pretenden construir tres edificios
Patrimonio aún tiene que confirmar la autenticidad de los restos, los primeros, dicen, de la comarca de A Mariña

Dos miembros de la asociación Mariña Patrimonio, el presidente Francisco Luis Rodríguez y el vocal Manuel Miranda, comparecieron ayer en una rueda de prensa para anunciar que se han localizado en la zona de A Atalaia, de San Cibrao, una serie de elementos de arte rupestre al aire libre (petroglifos) que, pese a que anuncian como los primeros que se conocen en la comarca mariñana, se suman a los de Valadouro o Mondoñedo, constituyendo unos de los pocos ejemplos existentes en toda la provincia de Lugo (los hay en Xermade, Vilalba y en el sur).
El hecho, que según la asociación fue corroborado por los distintos arqueólogos consultados, algunos de ellos expertos en este tipo de formaciones, sería de enorme importancia para lograr la declaración de bien de interés cultural (BIC) para el castro en cuyo entorno se ubican estos nuevos elementos, ya que se trata de la figura legal que conlleva el nivel de protección más importante que puede recibir cualquier bien cultural, y en el caso del castro de A Atalaia, lo ven especialmente necesario: «Mariña Patrimonio confía en que esta nova descuberta axude a protexer o noso patrimonio histórico e impida a construción dos tres edificios que se pretenden levantar sobre este importante xacemento», indica el colectivo.
Ayer también comunicaron el hallazgo al director xeral de Patrimonio, Felipe Arias, a quien enviarán fotos y una comunicación por escrito de estos elementos. También queda por realizar, indicaron, los estudios pertinentes que confirmen definitivamente la autenticidad y magnitud de estos restos.
Desde el punto de vista económico, consideran el hallazgo importantísimo, en cuanto que los enclaves de este tipo reciben cada año miles de visitas. Además, señaló Manuel Miranda, en el caso de San Cibrao la repercusión sería todavía mayor, dado que el área donde se encuentran está situada en zona habitada y se beneficiarían de esa afluencia los establecimientos de la localidad: «Un dos arqueólogos expertos en explotacións arqueolóxicas di que sería turisticamente sería tan importante como as praias», indicó y añadió que también hay que valorar el movimiento que se generaría en las excavaciones.
Los petroglifos son grabados en las rocas, normalmente de granito, y en su mayoría datan de la Edad de Bronce. En San Cibrao se encontraron varias piedras con una serie de cazoletas de distinta dimensión, la mayoría pequeñas. En Galicia, estos restos son numerosos en la provincia de Pontevedra.
Tomado de: http://www.lavozdegalicia.es/sociedad/2008/08/07/0003_7042228.htm