Páginas vistas en total

lunes, 4 de agosto de 2008

Los olmecas inventaron el proceso de vulcanización


Fue en el año 1939 cuando el mundo occidental descubrió por casualidad el proceso químico de la vulcanización gracias al Estadounidense Charles Goodyear. Pero hace más de 3.500, los Olmecas ya conocían el proceso y lo utilizaban para hacer sus pelotas de hule destinadas al juego ritual del juego de pelota.En el año 1989 durante el rescate de las ofrendas rituales halladas en el cerro “El Manatí”, situado en el sur del estado de Veracruz, los arqueólogos del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH) de México, descubrieron 12 pelotas de hule asociadas a ofrendas con hachas. Estos investigadores se sorprendieron por el excelente estado de conservación de las pelotas, lo que les hizo sospechar que habían recibido un proceso similar a la vulcanización que las hizo resistente al paso del tiempo y a las condiciones atmosféricas.Las investigaciones han descubierto que para crear estas pelotas se utilizó látex de dos tipos, cuyas reacciones químicas en su mezcla permite el proceso de vulcanización.En el cerro de “El Manatí” se realizaban importantes ceremonias rituales. Una o varias aldeas practicaron de manera reiterativa ceremonias que culminaban con ofrendas masivas de esculturas labradas en madera, acompañadas de diversos objetos entre los que se encontraban las pelotas de hule. Hasta el momento se han identificados tres periodos de ofrendas. El primer periodo se ha datado alrededor del año 1.600 a.C. donde se rescataron dos pelotas asociadas con hachas. El segundo periodo se ha datado alrededor del año 1.500 a.C. y se localizaron tres pelotas de hule. El tercer y último periodo se ha datado alrededor del año 1.200 a.C y se localizaron dos pelotas de hule asociadas a bastones de mando.Todos estos hallazgos demuestran la importancia del juego de pelota entre los Olmecas y que posteriormente se convirtió en una práctica ritual común a todos los pueblos y a lo largo de todo el periodo prehispánico hasta el momento de la conquista.

Una excavación en Cas Canar confirma el carácter ritual de los talayots cuadrados

El esqueleto de la mujer joven que 'guardaba' la entrada del talayot cuadrado de Cas Canar.

MARIANA DÍAZ
Las excavaciones que tuvieron lugar hace unos meses en Cas Canar (Sencelles) confirman, según el arqueólogo Javier Aramburu, que las dirigió, que «los talayots cuadrados eran lugares de tipo ritual o ceremonial». El hallazgo del esqueleto de una mujer joven ante la puerta de esta construcción o algunos de los materiales encontrados, como las copas que se empleaban en las libaciones ceremoniales, -materiales que no son los que habitualmente surgen en los lugares utilizados como vivienda-, son algunas de las pruebas que esgrime el experto.
Cas Canar está situado dentro de un complejo ceremonial formado por dos talayots cuadrados y cerca de unas cuevas funerarias. Para trabajar allí, Aramburu contó con la colaboración del propietario de la finca, que falleció antes de ver los resultados de la excavación.
«Cuando el talayot se destruyó, en torno al 600 a. de C., lo quemaron, y para que no volviera a ser utilizado colocaron un cadáver en la puerta», dice el arqueólogo. «Debía de tener un significado tan ritual que lo clausuraron también de manera ritual». De hecho, no se reutilizó hasta 300 años después, cuando la población baleárica construyó encima una casa. Los arqueólogos han recuperado los troncos de la techumbre del talayot, que se hundió en el incendio citado. Algunos aparecieron quemados, pero enteros, y serán analizados en el Instituto del Patrimonio de Bélgica, en Bruselas, junto con restos de semillas, de madera natural de acebuche y pino o de mineral y escorias de cobre.
Fuera del centro ceremonial, en lo que era el poblado, también se encontró un molde para fabricar hachas de bronce. La puerta de este talayot de Cas Canar, orientada 145 grados en dirección sur-sureste, confirma el significado astronómico de este tipo de edificaciones cuadradas, significado que se relaciona con el ritual y el ceremonial.
Tomado de: http://www.ultimahora.es/segunda.dba?-1+10+443016

Descubren una zona que fue habitada por la élite maya cerca de Chichén Itzá

Los arqueólogos han estado investigando la zona, cuyo acceso al público está restringido, desde hace 10 años

Arqueólogos mexicanos desvelaron hoy los avances de una investigación de diez años en una zona que fue habitada por la elite maya en el enclave arqueológico de Chichén Itzá, en el estado mexicano de Yucatán, y cuyo acceso al público está restringido.
Seguir leyendo noticia
El arqueólogo José Osorio León, encargado de campo en el proyecto, y Federica Sodi Miranda, directora del Instituto Nacional de Antropología (INAH) en Yucatán, dijeron a Efe que se trata de un conjunto habitacional situado a unos 800 metros de distancia de Chichén Itzá de difícil acceso y que hoy fue mostrado a la prensa.Este lugar conocido como "Grupo de la serie inicial o de la fecha" se encuentra sobre una plataforma de 150 por 80 metros y cuenta con un palacio y varias estructuras ceremoniales "relacionadas con la elite que ocupaba el palacio", dijo Osorio León.Añadió que la ocupación de este lugar data del preclásico y clásico tardío, entre 800 a 1000 años después de Cristo. "Es un conjunto investigado desde hace diez años, algunas construcciones fueron halladas en pie pero con en el trabajo realizado hemos integrado las partes colapsadas", dijo el investigar al explicar que la zona presenta un 80 por ciento de conservación."A Chichén Itzá acuden diariamente unos 5.000 visitantes y este nuevo sitio no podemos abrirlo totalmente al público por cuestiones de seguridad", agregó Osorio.Entre los datos que les ha revelado el sitio es que hay secuencia ocupacional prolongada y se trata de "la construcción arquitectónica más temprana Chichén Itzá", comentó el especialista.También dijo que han encontrado algunos entierros de personajes de la época, de los que no dio más detalles.
Tomado de: http://www.lavanguardia.es/lv24h/20080802/53512018366.html

Hallazgo de fósiles en la presa El Carrizo




TAMAZULA, JALISCO, (EL SUR).- En uno de los bancos que abastecen de material pétreo a la presa El Carrizo, fueron localizados los restos de una osamenta de animal prehistórico, al parecer un gonfoterio, hallazgo muy importante para el municipio de Tamazula, del cual tomó ya conocimiento el INAH, estableciendo las medidas de seguridad pertinentes por parte del estado y el propio municipio.Hasta la presa El Carrizo viajó la arqueóloga del INAH-Jalisco, Marisol Montejano quien aseguro que a simple vista por la exposición de los colmillos y parte muy superficial del cráneo podría tratarse de uno de estos animales o en su defecto de un mamut pequeño.Se tomaron pequeñas muestras de los colmillos y parte de un diente para su análisis final en el museo de Antropología e Historia de Guadalajara, lo que procede en este momento será un arduo trabajo de excavación para rescatar la osamenta completa o las partes que existan de esta, ya que probablemente no se encuentre entera por los miles de años que han transcurrido, el INAH en coordinación con el Ayuntamiento de Tamazula darán inicio en próximos días con las labores de rescate de este que puede convertirse en un tesoro nacional.Además junto a los restos del gonfoterio, se encontraron labradas y lijadas que comentó la arqueóloga, servían para limpiar la piel de los animales cazados y como molcajetes para sus labores, dichas piedras también fueron resguardadas por el INAH Jalisco para su análisis.Al momento del rescate total de la osamenta será trasladada a la ciudad de Guadalajara para la preparación de los huesos y el estudio de los mismos, una vez hecho esto el municipio de Tamazula podrá reclamarlos para exponerlos en el museo de los Hermanos Zaizar.Al día de hoy la zona se encuentra totalmente resguardada y acordonada por Seguridad del Estado y Seguridad Pública Municipal ya que por la importancia del hallazgo y por ser patrimonio de la humanidad, nadie tiene acceso al sitio, excepto personal autorizado y debidamente identificado.

Hallaron restos fósiles de animales prehistóricos en La Matanza

Inéditos hallazgos de restos fósiles de animales prehistóricos, entre ellos se contabiliza un cráneo completo de un "Tigre dientes de sable" de gran valor histórico y científico, se produjeron en el partido de La Matanza, informaron fuentes oficiales. De acuerdo a lo indicado por los especialistas, se trata de piezas correpondientes a animales que vivieron en la Edad Pleistocena, hace más de diez mil años. Desde la Dirección Provincial de Patrimonio Cultural se indicó que las fabulosas piezas encontradas motivaron la reciente apertura de un Repositorio Paleontológico, en la localidad de Virrey del Pino, donde se exponen los fósiles hallados. Entre ellos se encuentran también un cráneo completo de Macrauchenia patachonica -es un extraño mamífero con cuerpo de camello y una trompa corta que alcanzaba los dos metros de altura-, una vértebra de un Oso de las Pampas, y fragmento de corazas de Glyptodonte y Sclerocalyptus. Los fósiles pueden ser visitados en el Repositorio Paleontológico de La Matanza, que funciona en el edificio Museo Histórico "Juan Manuel de Rosas" de ese distrito, ubicado en el kilómetro 40,200 de la Ruta Nacional 3, entre las calles Correa y Colastiné, en la localidad de Virrey del Pino. En declaraciones a Noticias Argentinas, Fernando Archuby -de la Dirección Provincial de Patrimonio Cultural- destacó que "la vedette del lugar sin lugar a dudas es el cráneo del Smilodon populator (Tigre dientes de sable), ya que existen muy pocos en el país y en el mundo". Acerca de los inéditos descubrimientos paleontológicos en esa zona del oeste del conurbano, Archuby señaló que la mayoría de ellos fueron encontrados por los vecinos, a quienes les llamaba la atención las formas de los huesos hallados y se comunicaban con la Policía Científica de La Matanza para acercárselos. De acuerdo al especialista, la presencia de arroyos en el lugar y la erosión que producen en las márgenes, además de diversas excavaciones para realizar obras públicas, posibilitaron que valiosas piezas que llevaban decenas de miles de años enterradas, finalmente vieran luz. Varios fósiles de los que se exponen en el lugar fueron colectados por el estudiante de paleontología David Piazza, colaborador ad honorem del museo y actual encargado de la colección paleontológica. El Repositorio Paleontológico se nutrirá también del aporte del teniente José Acosta, perito de la Policía Científica de La Matanza, quien recientemente halló valiosos restos fósiles en la zona, según se informó. En el área de ese distrito se encontraron también restos de conchillas fósiles de origen marino -a orillas del río Matanza-, que posiblemente pertenecen a la ingresión marina Querandinense ocurrida hace 6000 años aproximadamente. A su vez, Archuby solicitó a los vecinos que produzcan este tipo de hallazgos, que ante esa situación se comuniquen con la Polcía Cientifica, dado que contiene el personal idóneo para rescatar esa clase de piezas, con las precausiones necesarias para evitar que las mismas se dañen. Para eso, la Dirección Provincial de Patrimonio Cultural habilitó el número telefónico 0-800-999-2002, a fin de denunciar los hallazgos de restos fósiles.
Tomado de: http://www.diariouno.com.ar/contenidos/2008/08/02/noticia_0017.html