Páginas vistas en total

martes, 4 de noviembre de 2008

La consejera de Cultura y Turismo visita mañana las excavaciones del Teatro Romano de Medellín

La consejera de Cultura y Turismo, Leonor Flores, visitará mañana miércoles a las 12,00 horas las excavaciones del Teatro Romano de Medellín (Badajoz), donde se presentarán los últimos hallazgos arqueológicos descubiertos.
Según informa la Junta en nota de prensa, desde el pasado mes de julio la Consejería de Cultura y Turismo asumió íntegramente la continuación de las excavaciones en el Teatro Romano de Medellín. Para ello se estableció un convenio de colaboración con la Mancomunidad Integral de Municipios del Guadiana.
A través de este convenio se ha procedido a la contratación de un equipo técnico de 40 personas, entre las que hay 25 peones, 7 ayudantes de arqueología, 5 arqueólogos, 1 restaurador, 1 topógrafo coordinador de obras y 1 gerente.
Un equipo que actualmente desarrolla la excavación completa del frente escénico del teatro, analizando su proceso de abandono y destrucción y procediendo a la recuperación, consolidación y restauración de todo su aparato decorativo y escultórico.
Señala la consejería que el interés científico del proyecto "es incuestionable" como pone de manifiesto la serie de hallazgos que recientemente han salido a la luz, pero además es necesario resaltar la repercusión económica, social y turística que el proyecto está desarrollando.
Así, explica que aparte de las esculturas más o menos completas descubiertas, se han exhumado fragmentos de otras esculturas y algunas otras piezas de gran importancia como fragmentos de inscripciones, algunas de ellas en bronce, cerámicas e incluso el molde original para acuñar monedas musulmanas.
Tomado de: http://www.europapress.es/extremadura/badajoz-00380/noticia-consejera-cultura-turismo-visita-manana-excavaciones-teatro-romano-medellin-20081104153153.html

Nuevos hallazgos en los restos de la muralla circular más antigua de Europa

La excavación arqueológica en los restos de la muralla renacentista de Nicosia, un diseño de defensa copiado luego en toda Europa, sigue arrojando nuevos hallazgos sobre la época en la que la capital chipriota se encontraba bajo dominio veneciano.Tras el reciente hallazgo de uno de los bastiones originales de las murallas del siglo XVI, la intensificación de la obras ha sacado a la superficie otros elementos reveladores de diferentes aspectos de ese diseño militar y su época.'Actualmente, los trabajos siguen a pleno ritmo ya que creemos que las excavaciones desenterrarán también otros objetos y monedas', explicó a Efe la arqueóloga Anna Marangou, miembro de una organización no gubernamental de protección de la herencia cultural de Nicosia.Al descubrimiento del bastión a principios de octubre durante los trabajos para la construcción de la nueva plaza central de Nicosia, le siguió el hallazgo de uno de los lienzos de la muralla y de algunas alcantarillas.Los nuevos descubrimientos que salen a la luz a diario representan, según Marangou, 'un ejemplo único de la ingeniería militar renacentista' y de 'la muralla de forma circular más antigua en Europa'.La murallas de Nicosia comenzaron a construirse en junio de 1567 bajo la dirección del arquitecto Julio Savorniano para dotar a la ciudad de un sistema de defensa frente al poderío militar de los otomanos.'Las excavaciones continuarán hasta que se termine de descubrir el bastión y todo lo perteneciente a ese periodo que aún está bajo tierra', anunció Marangou, quien insistió en la necesidad de que las autoridades protejan el patrimonio cultural de la capital chipriota.Numerosos expertos se oponen a la construcción de la nueva plaza central de Nicosia al opinar que la obra, en la que se usarán 5.000 toneladas de hormigón, alterará el carácter histórico de la ciudad.'En Italia, en la ciudad de Palmanova (noreste), se halla la fortificación 'gemela' a la de Nicosia. Fue realizada en 1593, 26 años después que la de la isla mediterránea, por el mismo arquitecto, quien intentó en ese nuevo trabajo eliminar los errores cometidos en Nicosia' especificó Marangou.La arqueóloga chipriota explicó que la fortificación de Palmanova se incluye actualmente entre los 800 monumentos del Patrimonio Cultural Mundial de la UNESCO.Opinó que el Estado chipriota debería solicitar el mismo estatus para sus murallas, que tienen forma circular y están jalonadas simétricamente por once bastiones denominados con los nombres los nobles que dominaban la ciudad.De las tres entradas que daban acceso, las puertas de Famagusta, de Pafos y de Kerinia, la primera se encuentra hoy en perfecto estado de conservación.'La visión renacentista sobre el hombre y sobre el mundo inspiró la entonces sobria firmeza de construir obras militares, pero, a pesar de eso, finalmente fueron construidas como obras de arte' concluyó la experta chipriota, tras insistir en que la muralla de Nicosia fue un ejemplo para el resto de la Europa del siglo XVI.Entre 1489 y 1571 Chipre fue un enclave de vital importancia estratégica y comercial para la República de Venecia.En 1570 las fuerzas otomanas se apoderaron de Nicosia, tras cincuenta días de asedio, y un año después de la ciudad de Famagusta, con lo que terminó la presencia veneciana en la isla.
Tomado de: http://actualidad.terra.es/cultura/articulo/nuevos-europa-hallazgos-restos-muralla-2863818.htm

Descubren en Israel una tumba de chamán con restos de animales de 12.000 años

Arqueólogos de la Universidad Hebrea de Jerusalén han descubierto en el norte de Israel la tumba de una mujer chamán, que incluye los caparazones de 50 galápagos, la pelvis de un leopardo y un pie humano de 12.000 años de antigüedad.
EFE El hallazgo, que corresponde al período Neolítico, se cree que es uno de los más primitivos que se conocen del enterramiento de un chamán en toda la región, según refiere un comunicado difundido hoy por la universidad jerosolimitana. Leore Grosman, del Instituto de Arqueología del centro académico y que dirige la excavación en Hilazon Tachtit, en la Galilea occidental, cree que los preparativos y el ritual empleados para el enterramiento, así como el método para sellar la tumba, sugieren que la sepultada tenía un papel destacado en la comunidad. La tumba contenía restos de varios animales, raramente encontrados en enterramientos del período Neolítico, como cincuenta caparazones completos de tortugas, la pelvis de un leopardo, la punta del ala de un águila dorada, la cola de una vaca, los esqueletos de dos hurones, y el antebrazo de un jabalí salvaje, que apareció alineado con el húmero izquierdo de la mujer. Asimismo, fue descubierto un pie humano de un individuo considerablemente más alto que la sepultada, que era de pequeña estatura y tenía 45 años en el momento de fallecer, según análisis de sus huesos. La chamán también tenía una apariencia asimétrica debido a una incapacidad vertebral que podría haber afectado su modo de andar, lo que pudo causarle cojera. Grosman considera que el enterramiento responde a lo que los expertos asocian con las tumbas de chamanes, pues generalmente los enterramientos reflejan el papel que desempeñaba el individuo, y suelen aparecer junto a los animales y otros objetos con los que se relacionaron en vida. El método de enterramiento también es peculiar: La mujer reposaba de lado, con su columna, pelvis y fémur derecho contra la pared curva de la tumba, que es de forma ovalada y sus piernas aparecieron separadas y dobladas hacia dentro a la altura de las rodillas. El arqueólogo menciona que sobre la cabeza, la pelvis y los brazos de la mujer fueron colocadas diez piedras en el momento de su sepultura, y que tras la descomposición del cuerpo, su peso provocó la desarticulación de algunas partes del esqueleto, como la separación de la pelvis de la columna vertebral. Se cree que una de las razones de esta práctica fue evitar que la fallecida fuera comida por animales, o porque la comunidad trató de salvaguardar su espíritu dentro del ataúd. También se presume que los cuerpos de las tortugas pudieron haber sido comidos como parte del funeral, ya que muchos de los huesos indican que la mayor parte fueron arrojados a la tumba junto a los caparazones tras su consumo. "Claramente se ha invertido una gran cantidad de tiempo y energía para la preparación, arreglo y sellado de la tumba", manifestó Grosman, quien agrega que el cuerpo también recibió un tratamiento especial antes de recibir sepultura. El período Neolítico existió en la región del Creciente Fértil entre 15.000 y 11.500 años, y el arqueólogo explica que el descubrimiento podrá arrojar luz sobre los cambios ideológicos que se produjeron durante este período de transición a la agricultura. Las excavaciones se llevaron a cabo en una pequeña cueva donde han sido desenterrados los cuerpos de al menos 28 individuos de distintas edades del período Neolítico.
Tomado de: http://www.laopiniondezamora.es/secciones/noticia.jsp?pRef=2008110400_17_312306__Cultura-Descubren-Israel-tumba-chaman-restos-animales-12000

Las catas arqueológicas hallan restos de la primitiva fortaleza caldelá

Bajo la Torre del Homenaje aparece un tramo de la muralla del antiguo recinto del castillo
Autor:
Jesús Manuel García

Terminaron en el castillo de Castro Caldelas las actuaciones de investigación arqueológica cuya finalidad es intentar aclarar las diferentes etapas por las que esta fortaleza ha pasado a lo largo de los siglos. El Concello confía en que los trabajos recién finiquitados tengan una continuación. Están pendientes de recibir la memoria del equipo de arqueólogos de una firma extremeña que trabajó en uno de los principales monumentos de la provincia.
La fortaleza pasó por no pocas transformaciones que le afectaron. Ahí está la Revolta Irmandiña, que en la Baja Edad Media acabó con la construcción original. Otra fase importante fue el incendio de 1809 cuando la Guerra de la Independencia.
En la Torre del Homenaje, la más alta, se hizo una remoción del pavimento de la parte baja y apareció la estructura de un tramo de muralla que la cruza. Esta torre tiene unas medidas de 5 por 5,5 metros y esa zona baja dispone de una profundidad que se aproxima a los 4 metros. Se puede ver, por supuesto, parte de la muralla liberada de la tierra que la ocultaba por dentro. Esa zona estaba rellena de tierra y piedras de las varias destrucciones habidas allí. Además en estos trabajos también fueron hallados un mortero y la rueda de un molino.
Junto a esta torre, se hizo otra actuación arqueológica de unos 4 por 6 metros, en un espacio adosado al ángulo suroeste de aquella construcción. Al retirar la tierra, los arqueólogos abrieron un foso que dejó a la vista una puerta que atraviesa la muralla. Esta ya se conocía desde el otro lado del muro. Se encuentra tapiada y da a una finca particular. Los trabajos también afectaron a la Torre Este en un espacio de 3,8 por 4 metros, donde se realizaron algunas catas para intentar conocer sus cimientos y los de la muralla.
Torre Sur
En la Torre Sur también trabajaron. Esta estructura fue restaurada no hace muchos años porque las paredes se abrían en forma de Y. Ahora se ven otros detalles. Se supone que disponía de bóveda de piedra a la altura del primer piso. Quedan arranques de esa cubrición. El objetivo era, probablemente, que no ardiera una cubierta de madera cuando en los ataques recibían flechas u otros artefactos con fuego o aceite hirviendo. Antes de llegar a este elemento defensivo aún se ve una bóveda de piedra de lo que fue otra torre.
Se pretende llegar con estas actuaciones al primer nivel de uso del castillo, cuando era un recinto defensivo antes que residencia palaciega. «Hai moito escombro que quitar», señala el alcalde, Eladio Osorio.
Cerca de la Torre Sur, siguiendo por la muralla exterior, se puede ver un destierre que permite ver un vano en la muralla. Estos trabajos y los que vendrán, si la Xunta lo decide, aclararán cómo era el castillo original, que en los últimos decenios vio cómo se hacían en él desafortunadas actuaciones patentes en el espacio habilitado como biblioteca donde se optó por ocultar la piedra con hormigón. Está considerado este monumento como una de las fortalezas más célebres de Galicia en cuanto a ejemplo de arquitectura militar y su posterior uso civil.
El incendio de 1809 destruyó la documentación que podría iluminar mejor el pasado de tan imponente edificación que de plaza defensiva pasó a ser residencia de recreo de los condes de Lemos. Los arqueólogos coinciden en que si de estas catas se pasa a una excavación general, quizás nos sorprenderíamos de la envergadura de la primitiva fortaleza. Toda esa información duerme bajo tierra. El informe que se presente reflejará la conveniencia de seguir excavando. Eso quiere el Concello. Patrimonio tendrá la última palabra.
Tomado de: http://www.lavozdegalicia.es/lemos/2008/11/04/0003_7283879.htm