Páginas vistas en total

domingo, 27 de abril de 2008

La excavación arqueológica dejó al descubierto restos de la Pontevedra romana y medieval

La excavación arqueológica de la plaza de Valentín García Escudero iba a afectar en un principio a una superficie de unos 300 metros cuadrados. Al final, dado la importancia de lo que iba apareciendo, la extensión se triplicó. El yacimiento ha dejado al descubierto veinte siglos de la historia de la ciudad, con espectaculares hallazgos de la Pontevedra romana y medieval: dos miliarios romanos, los arcos ocultos del puente del siglo XII y del malecón portuario del siglo XVI y un importante tramo de la muralla del XVI, entre otros restos.
El último hallazgo se produjo cuando los arqueólogos casi habían dado por concluido su trabajo. Localizaron junto a la plaza do Peirao un postigo o puerta secundaria de la muralla medieval, con su enlosado y las rodaduras marcadas de los carros que hace quinientos años utilizaban este paso para entrar y salir de la villa por los peiraos de A Moureira.
Tomado de: http://www.lavozdegalicia.es/pontevedra/2008/04/27/0003_6769521.htm

Fósiles de 90 millones de años hallan en Malargüe



Son esqueletos de dinosaurios Titanosaurios, gigantes herbívoros de cuello largo. Fueron trasladados al laboratorio de un centro de investigación local

Restos fósiles de otros cinco especímenes correspondientes a dinosaurios Titanosaurios, gigantes herbívoros de cuello largo que habitaron el Sur mendocino hace 90 millones de años, fueron hallados en muy buen estado de preservación en la zona de Cañadón Amarillo, camino al Valle de Las Leñas. "Los esqueletos los hallamos con distintos grados de articulación, además de haber encontrado restos de una posible nueva especie de cocodrilo, varias piezas correspondientes a una tortuga, huesos de una posible ave y dientes de dinosaurios carnívoros", reveló a Diario UNO el paleontólogo mendocino Angelo Praderio. El científico, quien actualmente es director del Centro Regional de Investigación y Desarrollo Cultural (CRIDC) de la Municipalidad de Malargüe, aclaró que los trabajos de exploración finalizaron hace muy pocos días "en una zona que continúa en conflicto por las extensas áreas concesionadas a un único paleontólogo de Mendoza". Según explicó, "la intensa actividad petrolera que se desarrolla allí no permite dejar librado el lugar y que se destruya el patrimonio paleontológico de los malargüinos hasta tanto se solucione el conflicto". Es que este importante yacimiento fue descubierto por los doctores Bernardo González Riga y Jorge Calvo durante exploraciones realizadas hace un par de años como parte de un proyecto del Conicet. Para los paleontólogos, la importancia del hallazgo radica en que ese sitio sería uno de los más ricos y extensos de la Argentina en huellas de saurópodos, es decir de dinosaurios herbívoros y cuadrúpedos de cuello y cola largos, que poblaron el Sur de Mendoza hace millones de años. Tras las recientes excavaciones paleontológicas, el equipo de tareas pudo extraer varias piezas de un esqueleto de Titanosaurio que calculan "podría haber llegado a medir unos 35 metros de longitud por 15 metros de alto y haber pesado unas 50 toneladas". Los estudios geológicos y paleontológicos preliminares determinaron que la mayoría de los esqueletos hallados "murieron cerca de las orillas de grandes ríos: posiblemente, en épocas de crecida y desbordamiento, arrastrarían los grandes esqueletos en avanzado grado de descomposición pudiendo desarticular los mismos y separar las partes faltantes del esqueleto que hemos encontrado", comentó Agustín Martinelli, responsable del área de Paleontología del CRIDC. La importancia de esta nueva expedición paleontológica es que todas las piezas fósiles halladas serán preparadas, estudiadas y exhibidas en Malargüe, y de esta forma se podrá empezar a reconstruir la paleofauna de estos gigantes extinguidos que habitaban el Sur del departamento hace unos 90 millones de años. Una petrolera ayudó al rescate Desde Malargüe, el equipo comandado por Praderio agradeció la colaboración recibida por la empresa Río Tinto, que ayudó en tareas de logística y el suministro de grúas para el traslado de las enormes piezas hacia el laboratorio del CRIDC. "Gracias a la ayuda de Río Tinto en lo concerniente a la logística para desarrollar tareas de exploración previas a las campañas se pudo realizar una seria de hallazgos, los cuales van a proporcionar evidencias para comenzar a reconstruir la paleofauna que se desarrollaba en el Sur del departamento hace unos 90 millones de años", indicó el paleontólogo. Las tareas se realizaron durante unos veinticinco días de intenso trabajo entre los meses de marzo y abril en la zona denominada Cañadón Amarillo, ubicada entre la ciudad de Malargüe y el valle de Las Leñas. Allí, los trabajos petroleros hacen del área un sector muy vulnerable por el constante movimiento de suelos, de hecho "ya se habían detectado restos fósiles que se encontraban expuestos y con altas probabilidades de ser destruidos", dijo Praderio. En tanto, González Riga propone tres etapas fundamentales a seguir: el descubrimiento y estudio científico; la protección patrimonial, y la divulgación cultural y aprovechamiento turístico.

Tomado de: http://www.diariouno.com.ar/contenidos/2008/04/26/noticia_0001.html