Páginas vistas en total

miércoles, 28 de mayo de 2008

Descubren una fortaleza y un templo de hace más de 3.000 años en el Sinaí

Imagen de una inscripción egipcia encontrada en el fuerte hallado en el Sinaí / Reuters


El Cairo. (EFE).- Arqueólogos egipcios han descubierto un templo, una fortaleza y un conjunto de piezas que datan del Imperio Nuevo faraónico (1569-1081 a.C.) en el norte de la península del Sinaí, al noreste de El Cairo.
Seguir leyendo noticia
El jefe local del Consejo Supremo de Antigüedades (CSA), el arqueólogo Mohamed Abdel Maqsud, informó hoy en un comunicado de que los hallazgos se llevaron a cabo en el área de Tel Hebuat, a unos 30 kilómetros al este del Canal de Suez.El descubrimiento se produjo en las labores de excavación que se realizan en las ruinas de las fortalezas construidas a lo largo de la ruta de Horus, que usaban los ejércitos faraónicos para defender Egipto de las invasiones provenientes del noreste, y que se extendía hasta Palestina, recordó Maqsud.Indicó que el fortín descubierto, edificado con adobes de barro y que data del reinado del faraón Ramsés II (1304-1237 a.C.), tiene 500 metros de largo y 250 de ancho, y cuenta con torres de vigilancia de 4 metros de alto y veinte de ancho.Según los primeros estudios, esa fortaleza sirvió de cuartel general del ejército egipcio desde el Imperio Nuevo y hasta la dinastía grecorromana de los Ptolomeos (305-31 a.C.).Asimismo, los arqueólogos lograron hallar en Tel Hebuat los vestigios de un templo del Imperio Nuevo, los primeros de esa época histórica que se descubren en el norte del Sinaí, y que fue levantado sobre las ruinas de una fortaleza construida durante la dinastía XVIII (1569-1315 a.C.).En la misma área, desenterraron un conjunto de estelas con inscripciones que pertenecen al faraón Ramsés II, y otro del rey Siti I (1314-1304 a.C.).Entre las piezas halladas destaca una bloque de roca con inscripciones perteneciente al faraón Thutmose II (1516-1504 a.C.), y que es el primer vestigio de ese rey hallado hasta ahora en la ruta de Horus, subrayó Maqsud.Además, los arqueólogos encontraron las ruinas de silos que eran usados por el ejército faraónico para almacenar legumbres y cereales. El Imperio Nuevo comenzó con la reunificación de Egipto bajo el rey Ahmose I, alrededor del año 1569 antes de Cristo, y concluyó hacia el año 1070 a.C..
Tomado de: http://www.lavanguardia.es/lv24h/20080528/53470155727.html

El arqueólogo de la villa romana presenta en Segovia los hallazgos

El profesor de Arqueología y director del proyecto de investigación de la villa romana de Los Casares de Armuña, José Jacobo Storch, presentó ayer en la sala Caja Segovia de la capital, los trabajos arqueológicos que se llevan a cabo en el yacimiento por parte de un equipo de arqueólogos de la Universidad Complutense.Hasta el año 2005, los únicos documentos que probaban la existencia de la villa eran las fotografías áreas que Alonso Zamora y Julio del Olmo tomaron en 1989 y1995, respectivamente. Sin embargo, la investigación ha desvelado que se trata de una gran villa romana de peristilo, que está rodeada de otras construcciones dispuestas en un área visible de aproximadamente 10 hectáreas situadas Situación en un terreno llano, de cota más baja que su entorno, situado entre el río Eresma y los arroyos Soto y Pozo.Los estudios apuntan a que, muy posiblemente, la casa señorial de la villa, de entre 2.500 y 3.000 metros cuadrados fue un importante palacio que pudo estar relacionado directamente con el emperador Teodosio I el Grande (379-395), nacido en cercana localidad de Coca en el 347, aunque aparecen restos muy anteriores.El paraje de Los Casares está considerado como uno de los conjuntos residenciales más significativos del Bajo Imperio romano en Castilla y León. Varios muros de una residencia señorial de época tardorromana, teselas de un mosaico y trozos de cerámica figuran entre los hallazgos, si bien la ausencia de monedas se explica por el expolio a que ha sido sometida la zona con detectores de metal. Uno de los muros es una de las cuatro paredes que formaban el estanque central de la casa, muy propio en todas las construcciones de este periodo. «Las estructuras arquitectónicas tienen grandes dimensiones y ratifican la existencia de un conjunto de excepcional riqueza», afirmó Storch a EL NORTE en septiembre del 2006.
Tomado de: http://www.nortecastilla.es/20080528/segovia/arqueologo-villa-romana-presenta-20080528.html

Hallan nuevos restos de los primeros habitantes de El Calafate

Arqueólogos del Conicet descubrieron más restos óseos en las cercanías de El Calafate. Se calcula que tienen unos 3.740 años de antigüedad. Se suman a los de una mujer y un bebé encontrados el año pasado.

Arqueólogos del Consejo Nacional de Investigaciones y Técnicas (Conicet) encontraron restos humanos milenarios que podrían pertenecer a los primeros habitantes de la zona de El Calafate, provincia de Santa Cruz.La investigación ya arrojó resultados positivos, que buscan determinar cómo se desplazaban estos antiguos cazadores y recolectores, y cuándo se establecieron en la zona.Con los restos encontrados se concluyó que los primeros pobladores se establecieron, por lo menos, hace más de 3.740 años y que los habitantes del área del Lago Argentino provenían de la Patagonia central.Los investigadores del Conicet están trabajando en una zona que se extiende por las cercanías de El Calafate, Puerto Santa Cruz y Gobernador Gregores. "Se encontraron nuevos restos óseos en la zona de investigación. Se trata de un cráneo de adulto", reveló la arqueóloga Nora Franco, junto a su equipo de colaboradores, que el año pasado encontró en el mismo lugar los restos de una mujer y un recién nacido. El sitio del descubrimiento se mantenía en secreto para evitar depredaciones. Los trabajos forman parte de un proyecto de investigación denominado "Variaciones regionales y diseños artefactuales compartidos en el extremo sur de la Patagonia y norte de Tierra del Fuego". Y para la investigadora estos últimos resultados han sido "uno de los hallazgos más importantes para la zona", dijo Franco a una radio local.
Tomado de: http://www.clarin.com/diario/2008/05/27/um/m-01681351.htm

La «madre de los peces» tiene 380 millones de años

WILLIAM WEST
WILLIAM WEST
Ha sido descubierta en la costa noroeste de Australia, todavía con su embrión sujeto por el cordón umbilical.
La mamá más anciana de la Tierra, un pez con una antigüedad estimada de 380 millones de años, ha sido descubierta en la costa noroeste de Australia, todavía con su embrión sujeto por el cordón umbilical. Según informa la revista británica 'Nature', el fósil, llamado «Materpiscis attenborough», no es sólo el primer embrión fósil hallado con su cordón umbilical, sino también la criatura más antigua en dar a luz.
Este tipo de nacimiento, en el que el pez alumbra a un pequeño que ya ha sido formado (vivíparo) y no a un huevo, se asemeja a las prácticas actuales de reproducción de algunas especies como los tiburones y las rayas, según el estudio publicado este jueves en la edición semanal de 'Nature'. «El hallazgo es claramente uno de los más extraordinarios jamás realizados de un fósil y modifica la comprensión sobre la evolución de los vertebrados», indica John Long, responsable del departamento de Ciencias del Museo australiano Victoria y codescubridor del espécimen.
Long y sus colegas Kate Trinajstic, Gavin Young y Tim Senden se quedaron estupefactos al constatar este proceso de reproducción en un pez tan antiguo, que hizo retroceder a 200 millones de años la primera prueba de reproducción vivípara. «Esto nos demuestra que la reproducción vivípara se produjo al mismo tiempo que la puesta de huevos, y que estos mecanismos evolucionaron a la par, en vez de sucesivamente», explica Trinajstic.
El descubrimiento del embrión y del cordón umbilical en la «mamá pez» ofrece el primer ejemplo de fertilización interna, es decir, de penetración sexual, según el estudio. El fósil, de 25 centímetros de longitud, pertenece a un grupo de vertebrados llamados placodermos, que habitaron los mares en el periodo Devoniano y deben su nombre a su coraza de placas dérmicas. Hace entre 350 y 420 millones de años, fueron los grandes depredadores, de ahí que se les conozca como los «dinosaurios del mar».
Bien conservada
El fósil hallado en Australia es una criatura extraordinariamente bien conservada, que contiene un embrión único conectado por un cordón calcificado. Embrión y cordón podrían haber pasado desapercibidos, escondidos en su caparazón de hueso y piedra, cuando una última «duda» asaltó a los investigadores. «John y yo estábamos a punto de clasificar el pez, cuando decidimos hacer un último baño de ácido para ver si podíamos despejar mejor su hombro», recuerda Trinajstic, de la Universidad de Crawley. Una decisión arriesgada: unas gotas de ácido de más y «el conjunto habría quedado reducido a migas». «Cuando lo retiramos del baño, el embrión estaba allí, tan bien preservado que no podía tratarse de otra cosa», relata esta profesora.