Páginas vistas en total

sábado, 3 de mayo de 2008

Hallan en Cinctorres un nuevo hueso de dinosaurio de 115 millones de años

Un paleontólogo limpia el resto de dinosaurio hallado en el yacimiento de Cinctorres.


Los expertos intentan determinar ahora si se trata de un hervíboro o un carnívoro
JORDI MAURA
CINCTORRES

De nuevo el yacimiento Anna de Cinctorres es objeto de sensacionales hallazgos. La última sorpresa es la aparición de un hueso de 1,20 metros de longitud de un dinosaurio que podría haber fallecido hace 115 millones de años en la comarca. Ahora, los investigadores que trasladarán los restos al Museu de Belles Arts de Castellón determinarán además si era herbívoro o por el contrario carnívoro. La pieza sigue incrustada en la tierra a expensas de que en los próximos días se extraiga por manos expertas, con mucho cuidado, del lugar en el que ha yacido los últimos millones de años. En el yacimiento Anna trabajan una decena de paleontólogos de la Universitat de València, el Grup Guix de Vila-real y del Institut Paleontològic de Catalunya en una nueva campaña de excavaciones que se prolongará durante tres semanas. "Luego nos dará para un año de trabajo en el laboratorio", explicó Andrés Santos, director de la excavación que resaltó los frutos de los hallazgos en el yacimiento cinctorrano.Uno de los objetivos de la presente campaña será profundizar en la investigación de los terópodos. La comarca es ya una experta en iguanodones, enormes hervíboros y el dinosaurio europeo por excelencia que ha sido hallado en numerosos fósiles y yacimientos por la zona. Se trata de buscar ahora y estudiar las referencias carnívoras dispersas en Els Ports. En anteriores excavaciones ya se hallaron restos de terópodos, y de nuevo afloran restos. "Han salido seis vértebras, dos dientes de terópodo, un dentario...", explican. El lugar a excavar será el mismo donde aparecieron los restos de carnívoros y se seguirá en la zona de los iguanodones. El objetivo es extraer un centenar de piezas, centrándose en la calidad de los restos. Es frecuente que aparezcan restos de dientes y pieles. Por este motivo y para conocer la fauna y flora del lugar se está recogiendo, en sacos, muestras de tierra para el posterior estudio de los microfósiles. Así se profundiza en el ambiente en el que vivían los dinosaurios y en su alimentación. El trabajo casi más arduo de la investigación es la restauración, por eso las campañas son cortas y se prosigue con el posterior proceso de restauración. El próximo martes el director de Castelló Cultural, Vicent Farnós, tiene previsto visitar el yacimiento Anna para conocer de cerca los progresos. Los restos encontrados pasarán a formar parte de la colección del futuro museo Dinomanía.En la actualidad, la exposición Anna, un yacimiento singular se expone en el Institut de Paleontología de Sabadell y hay ya otras peticiones de numerosos municipios para acoger la muestra.Anteriores hallazgos En 2005 hallaron los primeros restos en España de dos dinosaurios en el que las extremidades están en conexión anatómica y con un fémur completo. Localizados a diferentes alturas bajo tierra, el inferior de mayor tamaño muestra un fémur de 1,8 metros de longitud y el superior de 1,4 metros. Los tres directores científicos de las excavaciones fueron Begoña Poza, Àngel Galovart y el vila-realense Andrés Santos.Tras dos meses de excavaciones, los paleontólogos hallaron los fósiles de estos dinosaurios pertenecientes al grupo de los saurópodos que habitaron la comarca hace 115 millones de años. El hallazgo hizo pensar que habrían muchos más.
Tomado de: http://www.lasprovincias.es/valencia/20080503/comarcas/hallan-cinctorres-nuevo-hueso-20080503.html

HALLAZGO DE TUMBAS DE 2000 AÑOS

Para los antropólogos, las osamentas y vestigios que componen las tumbas ofrecen una información muy valiosa para describir las costumbres de las antiguas civilizaciones indígenas.
A partir de las incisiones en el maxilar de una mujer pueden concluir que los Herrera se perforaban la faz con palos de madera o hueso, y los restos de un huso de tejer algodón enterrado junto a un cuerpo femenino podrían indicar que esa mujer era hilandera.


Una empresa colombiana de construcción que removía tierras cerca de Bogotá para levantar viviendas populares se encontró con un cementerio en el que puede haber más de 1.500 tumbas del período prehispánico, algunas con 2.000 años de antigüedad.
"Tenemos un sitio arqueológico de grandes proporciones, que se extiende sobre varias hectáreas y nos cubre desde los primeros siglos de nuestra era hasta el siglo XVI, hasta la llegada de los españoles, en lo que toca a la parte principal", explicó el profesor y director del departamento de antropología de la Universidad Nacional de Colombia (UNAL) José Virgilio Becerra.
Los trabajos de prospección se centran en un área de unas cinco hectáreas en las que se encontraba la antigua hacienda de El Carmen, aunque las labores de investigación se han centrado en un lugar del terreno por la densidad de vestigios localizados en el mismo.
Hasta el momento el equipo liderado por el profesor Becerra y compuesto por decenas de alumnos de la Universidad ha localizado 39 esqueletos de distintas épocas, acompañados de vasijas y útiles que ayudan a establecer su origen y antigüedad.
Unos junto a otros, pero a distintos niveles de profundidad, pueden verse esqueletos en perfecto estado de conservación que abarcan desde la civilizaciones Herrera, del siglo II después de Cristo, hasta la Muisca tardía, del siglo XVI.
Los restos en el yacimiento principal muestran tres periodos de ocupación diferenciados, pero más lejos hay hasta un cuarto y un quinto grupo de vestigios, por lo que Becerra cree que "en esta zona tenemos documentos que pueden hacer hablar la historia prehispánica de Colombia sobre un periodo de tiempo de más de 1000 años".
Además, el hallazgo demuestra que hubo una continuidad entre los asentamientos de los Herrera y de los Muisca en el altiplano en el que más adelante se erigió la ciudad de Santafé de Bogotá.
Para los antropólogos, las osamentas y vestigios que componen las tumbas ofrecen una información muy valiosa para describir las costumbres de las antiguas civilizaciones indígenas.
A partir de las incisiones en el maxilar de una mujer pueden concluir que los Herrera se perforaban la faz con palos de madera o hueso, y los restos de un huso de tejer algodón enterrado junto a un cuerpo femenino podrían indicar que esa mujer era hilandera.
Interesantes descubrimientos
Uno de los hallazgos más interesantes es el de un hombre corpulento cuyos fémures arqueados son síntoma de una enfermedad llamada osteomalacia, causada por una deficiencia de vitamina D y usualmente asociada a la falta de exposición al sol.
Por ese motivo, los investigadores piensan que se puede tratar de un "chamán" o sacerdote ya que éstos, en su labor de intercesión entre el mundo de los vivos y los dioses, pasaban largas épocas de encierro y meditación.
Otros cadáveres tienen las falanges de las manos crispadas y están dispuestos en posiciones que indican que pudieron ser enterrados vivos en un ceremonial.
A simple vista también puede observarse que muchos de los huesos de estos hombres, mujeres y niños están recubiertos de un poso blanco que corresponde a las fibras de las que se vestían, lo que ayudará a recrear aún más el aspecto de los antiguos pobladores de la región.
Este importante descubrimiento, que se produjo hace cuatro meses, ha puesto sobre la mesa de las instituciones implicadas un debate sobre el futuro del yacimiento, y ya hay voces que reclaman la creación de un museo arqueológico.
Becerra cree que "si hay voluntad política todo se podría hacer", pero los intereses económicos y urbanísticos pueden llevar a que las obras con las que comenzó este viaje al pasado terminen en una gigantesca urbanización.
Tomado de: http://www.radio.uchile.cl/notas.aspx?idNota=44916

Hallan restos de casa ritual de 2.000 años

Una familia de Quillacollo limpia la “chichería” de hace 2.000 años. Fotos: Noe Portugal

El equipo que trabaja en el Morro de Sierra Mokho (Quillacollo) encontró una casa redonda que, según se presume, era un espacio de esparcimiento social del período formativo (las primeras culturas sedentarias que vivieron en el valle de Cochabamba), que es el primero en ser descubierto en esta región. Tras el hallazgo, el municipio de Quillacollo empieza a planear visitas de estudiantes al sitio arqueológico, además de terminar los trámites para expropiar este terreno e instalar un muro perimetral que lo proteja de los saqueadores. El arqueólogo responsable de esta investigación, Christoph Döllerer, informó que esta casa tiene un diámetro de 6,5 metros y que por las características de su arquitectura es "una casa ritual en la que posiblemente había rituales con libación y consumo de bebidas alcohólicas o bebidas que te hacen alucinar". En medio de la casa circular, la gente que vivió en esa época hace más de 2.000 años dejó una olla rota que simboliza una ofrenda a la Pachamama. La importancia de este hallazgo radica en que a partir de éste se puede descifrar la organización social de esta cultura, pues alrededor de esta edificación existen casas habitacionales, "por una organización suprafamiliar, seguramente la gente vivía en esas casas y hacía sus rituales en ese sector especial al que las familias no tenían acceso regularmente", agregó el investigador. Döllerer explicó que es la primera vez que se encuentra una casa entera y preservada que servirá para complementar lo que ya se sabía respecto a los rituales y las costumbres de esta cultura. El director del Museo Arqueológico de la Universidad Mayor de San Simón (UMSS), David Pereira, informó que los hallazgos son muy interesantes, pues a partir de éstos se puede reconstruir aspectos de la vida económica y ritual de estos antecesores. "Este trabajo va a permitir fechar y reconstruir etapas culturales y todo se acumulará para el futuro museo de Quillacollo que se construirá en la zona sur del morro". PROTECCIÓN La directora de la Unidad de Turismo de la Alcaldía de Quillacollo, Nelba Quiroz, informó que para concretar este proyecto, ese municipio ha presupuestado 250 mil bolivianos para la edificación del Museo y 150 mil bolivianos para la construcción de un muro perimetral que evite nuevos saqueos. Aclaró que antes de concretar estos proyectos, deberán expropiar este terreno a dos familias de la región, que previamente tienen que demostrar su derecho propietario.
Tomado de: http://www.lostiempos.com/noticias/03-05-08/03_05_08_loc1.php

Ayacucho: hallan templo con rasgos de la cultura Chavín

La construcción incluye plataformas y una plaza. También se localizaron lo que serían dos viviendas, restos óseos y muestras variadas de cerámicas.
Hace unos días se desenterró en el cerro Campanario, cercano al pueblo ayacuchano de Vilcashuamán, parte de una estructura arquitectónica con características similares al Templo de Chavín de Huántar.
De acuerdo a los cálculos del arqueólogo japonés Yuichi Matsumoto, este centro ceremonial tendría una antigüedad de alrededor de tres mil años, según información de Andina.
Las excavaciones permiten hasta el momento constatar que el sitio incluye plataformas y una plaza hundida. Las construcciones son hechas de piedra. Estas peculiaridades las emparentan, según el especialista, con el Templo Viejo de Chavín de Huántar, en Áncash.
Otros hallazgos que se han dado en el lugar abarcan restos óseos y muestras variadas de cerámicas. Debido al tipo de material, Matsumoto especula que los ocupantes tuvieron relación con la cultura Paracas- Ocucaje del horizonte temprano.
También se localizaron lo que en apariencia serían dos viviendas. El arqueólogo japonés precisó que aún se encuentran en etapa de excavación, por lo que aún no se pueden proporcionar datos concluyentes.
El proyecto arqueológico a cargo de este sitio está dirigido en forma conjunta por Yuichi Matsumoto y el arqueólogo ayacuchano Yuri Cavero Palomino.
Los investigadores tienen un año dedicados a las labores de este templo, al que han bautizado como Capanayuq Rumi. Son apoyados en este trabajo por estudiantes de arqueología de la Universidad San Cristóbal de Huamanga.
Tomado de: http://www.peru21.com/p21online/Html/2008-04-30/onp2actualidad0887244.html