Páginas vistas en total

viernes, 18 de abril de 2008

Aparecen restos de viviendas romanas en una excavación en pleno centro de Tarazona

La arqueóloga Mari Cruz Pérez trabajando en la zona descubierta
Unas catas arqueológicas acaban de sacar a la luz restos de viviendas romanas en pleno centro de Tarazona. Se trata de cimentación hecha con piedras de cantos rodados que podría datar de los siglos I ó II dC. A pocos metros del solar, ubicado junto al río Queiles, apareció hace tres años una acequia romana.
Tarazona.-
A casi tres metros de profundidad y en pleno centro de Tarazona, han aparecido una serie de restos de viviendas de lo que podría haber sido una villa romana emplazada en el entorno de la antigua Turiaso. Unas catas arqueológicas acaban de sacar a la luz la cimentación de las casas, ubicadas junto al río Queiles, en la margen derecha.
Según ha explicado la arqueóloga encargada de los trabajos, Mari Cruz Pérez, los restos corresponden a la “cimentación de unas viviendas que posiblemente pertenezcan a la villa romana suburbana que se encontró aquí cerca, en la avenida de la Paz”.
Mari Cruz Pérez se ha referido así a los restos aparecidos hace tres años en las obras de construcción de pisos en unos terrenos de dicha vía, también en pleno centro de Tarazona. Destacó el hallazgo de una antigua acequia, frente al parque de la Estación que, por aquel entonces, relacionaron con el emperador Augusto, ya que podría comunicarse con la zona de las antiguas termas romanas sobre las que se levanta el colegio Joaquín Costa, al otro lado del río.
En la excavación actual, además de la cimentación, la arqueóloga ha encontrado trozos de tejas y cerámicas romanas que, según ha dicho, “ayudan a fechar y datar los restos en los siglos I y II dC”.
“Comenzamos haciendo unos sondeos previos antes de comenzar el vaciado del solar, vimos que en el fondo no había más que escombros, pero en otra parte vimos restos de tejas y alguna piedra que podía ser un derrumbe de época romana”, ha recordado.
Por este motivo, Patrimonio ordenó la realización de estas catas que han sacado a la luz nuevos vestigios de la Tarazona romana. Ahora, Mari Cruz Pérez elaborará un informe para documentar los restos y la DGA deberá decidir qué pasa con ellos.
Si finalmente se conservan, “normalmente se tapan con geotextil, una malla protectora, se echa grava para dejarlos conservados y luego ya se construye encima, porque se conservan en el subsuelo y se protegen de cara a la obra contemporánea”, ha explicado la arqueóloga.
Según ha comentado, los restos parece que podrían extenderse por debajo del inmueble que hay al lado del solar, el antiguo Hotel Ruiz de Tarazona.

Tomado de: http://www.aragondigital.es/asp/noticia.asp?notid=44851&secid=4

No hay comentarios:

Publicar un comentario