Páginas vistas en total

sábado, 24 de mayo de 2008

Las catas en Alcazabilla destapan estructuras del romano tardío

Aspecto actual de la parte de Alcazabilla cercana al Teatro Romano.
© Joly Digital Málaga Hoy
Rocío Armas / Málaga

El perímetro que rodea al Rectorado de Málaga, la colina de la Alcazaba, el Museo Picasso y la Catedral tiene en calle Alcazabilla una parada obligada. El pasado febrero los arqueólogos conocían las primeras pistas de los moradores romanos con el hallazgo de un contenedor hidráulico a modo de fontana ornamental, relacionado con la producción de garum, la más afamada de las salazones malacitanas. Ahora las catas desvelan estructuras tardorromanas (del siglo V d.C.) "reutilizadas por los árabes", matiza el arqueólogo Manuel Corrales al frente del proyecto junto a Carmen Peral.La zona en cuestión lindaría con la acera de las cofradías (zona sur) y en su subsuelo se han hallado los muros de mampostería de dos habitaciones, además de pozos con restos de sigillatas claras, un material procedente del norte de África de color anaranjado y utilizado por los romanos para la creación de vajillas. "Debajo hemos localizado además la red actual de desagüe", añade el experto. Las excavaciones realizadas desde el pasado diciembre hasta ahora han llegado a los cuatro metros de profundidad con respecto a la calle. "Estamos llegando a niveles coetáneos con el teatro Romano", aclara Corrales.Aún quedan dos meses de excavación y los arqueólogos pretenden alcanzar "como mínimo" los niveles de la orquestra del Teatro Romano (a unos 8 metros con respecto al mar). Llegados a este punto, Corrales y su equipo esperan hallar el grueso del proyecto "toda la parte trasera del teatro, la que corresponde a las zonas ajardinadas, los espacios abiertos, toda la zona ornamental", sostiene. Para ello ahondarán hasta agotar toda la secuencia de ocupación "hasta llegar a los niveles púnicos, al siglo III a.C." , explica Corrales.Los primeros estudios de los expertos permiten concluir que en el sector sur de Alcazabilla no existen apenas niveles modernos y medievales, reducidos estos a varios pozos sépticos de mampostería rellenados por materiales almohades y que coincide con la expansión bizantina en el Mediterráneo. Con un presupuesto de más de 460.000 euros (financiados al 50 %) entre Junta de Andalucía y Ayuntamiento de Málaga) y un plazo previsto de ejecución de ocho meses, se encuentra ya en la recta final, el proyecto sugerido desde 2001, con las excavaciones realizadas entonces en el Teatro Romano y los Jardines de Ibn Gabirol. Los trabajos sufrieron un parón de aproximadamente obligado por el paso de las procesiones de Semana Santa. Se cubrió entonces la calle con un asfalto provisional para levantar la solería a principios de este mes y recuperar así los niveles ya excavados.
Tomado de: http://www.malagahoy.es/article/ocio/137272/las/catas/alcazabilla/destapan/estructuras/romano/tardio.html


Los restos romanos tras el Museo Picasso quedarán sepultados
El yacimiento carece de relevancia, según Junta y Ayuntamiento
DIEGO NARVÁEZ
Finalmente no habrá integración de los yacimientos arqueológicos de las épocas fenicia y romana en el conjunto monumental que forman la Alcazaba, el Teatro Romano, el Museo Picasso y el futuro Bellas Artes de Málaga. Después de un año de excavaciones en la calle Alcazabilla, los arqueólogos y los arquitectos del Ayuntamiento y de la Junta coinciden en que los restos encontrados no tienen gran relevancia, y que lo que conviene es enterrarlos para habilitar una explanada y recuperar así el concepto urbanístico que este espacio tuvo en el siglo I antes de Cristo, una gran plaza pública en torno al Teatro Romano para realzar el valor que esta construcción si tuvo y merece.
La Gerencia Municipal de Urbanismo (GMU) aprobó el pasado jueves el proyecto de reurbanización de la zona, que costará 4,5 millones de euros, decisión que pone fin a un período de dudas sobre qué hacer desde que los trabajos de rehabilitación de los edificios que hoy albergan el Museo Picasso permitieran poner de manifiesto que la zona está llena de huellas de las civilizaciones que han poblado Málaga desde su fundación, hace 27 siglos. La decisión permitirá por fin completar las actuaciones de ordenación en el entorno del Museo Picasso, estancadas desde la apertura de la pinacoteca hace cinco años.
El Museo Picasso completa su atractivo con los restos arqueológicos conservados en su sótano de origen romano y un lienzo de la muralla fenicia y restos de factoría de la época. Tanto valor tuvo lo encontrado que permitió reinterpretar los orígenes de Málaga, que ahora se sitúan ya en esta zona en torno al siglo VII antes de Cristo, y no en la desembocadura del Guadalhorce un siglo después como se creía.
Los hallazgos romanos durante la rehabilitación del Museo Picasso unidos a los logrados en las excavaciones tras el derrumbe en 1994 de la Casa del la Cultura, construida a mediados del siglo XX sobre lo que fue el proscenio del teatro, hicieron concebir a los arqueólogos la ilusión de encontrar el pórtico del teatro Romano. Y ése era el objetivo del programa de excavaciones emprendido hace un año y que tuvo que ser interrumpido varios meses porque hubo que recubrir la calle para que pudieran pasar por ella las procesiones de Semana Santa.
A simple vista, llama la atención la profusión de restos arqueológicos bajo calle Alcazabilla, el eje viario que separa el Museo Picasso y el conjunto de lo que fue judería, del Teatro Romano y La Alcazaba. Otra cosa es el valor que le otorgan los arqueólogos y la oportunidad y conveniencia para el conjunto del entorno de dejarlos al aire, una vez descartado que exista el pórtico del teatro. "Se ha optado por recuperar la trasera del teatro como espacio público. Se ha considerado que es más interesante el espacio que anteponer la conservación de elementos puntuales descontextualizados que pueden además crear confusión", explica Manuel Corrales, arqueólogo de la Junta.
Y es que los restos tiene muy poco valor, sólo merece la pena una fontana en forma de isla pero que es cuatro siglos posterior al teatro. Antes de ser tapados, los restos serán tratados y protegidos porque ocultarlos no significa destrozarlos.
Tomado de: http://www.elpais.com/articulo/andalucia/restos/romanos/Museo/Picasso/quedaran/sepultados/elpepiespand/20081209elpand_18/Tes

No hay comentarios:

Publicar un comentario