Páginas vistas en total

jueves, 21 de agosto de 2008

Los arqueólogos descubren un tejido y tintes de hace más de 2.000 años en Castromao

La zona del poblado donde, en los últimos 50 días, se han llevado a cabo las excavaciones. (Foto: Xesús Fariñas )

Un tejido que envolvía cinco monedas y un trisquel de piedra en cuya superficie lisa se observan débilmente tintes en un color ocre anaranjado son los principales descubrimientos después de mes y medio de trabajo en el yacimiento castrexo de Castromao, en Celanova. El delegado de Cultura, Xosé Carlos Sierra, fue el responsable de clausurar ayer las excavaciones dirigidas por el arqueólogo, Luis Orero, en un acto donde anunció la futura declaración de Bien de Interés Cultural (BIC) del castro celanovés.

Un tejido ‘casi único’. Con estas palabras definía ayer el director de las excavaciones del yacimiento celanovés de Castromao, Luis Orero, el descubrimiento de un trozo de tela del siglo I d.C. ‘En uno de los cortes encontramos una jarra de cerámica que, en su interior, albergaba cinco monedas envueltas en un tejido de hace 2.000 años. Un descubrimiento casi único porque, el suelo árido del que se compone Galicia, no permite la conservación de los tejidos’, explicaba Luis Orero. Este hallazgo, conjuntamente con un trisquel de piedra que en su parte central conserva débilmente un tinte de color ocre anaranjado, ha sido posible a través de la campaña de limpieza, excavación y consolidación que en los últimos 50 días se ha desarrollado en Castromao, dentro de un convenio de colaboración entre el Concello celanovés y la Dirección xeral de Patrimonio Cultural. ‘Estos descubrimientos y las valoraciones que posteriori se realizan sobre ellos, hacen que merezca la pena seguir trabajando en Castromao’, afirmaba el delegado provincial, Xosé Carlos Sierra, que ayer presidió la clausura de las excavaciones por este año.Al contrario que en pasadas ediciones, donde se contaba con la colaboración de jóvenes participantes del campo de trabajo, este año las excavaciones han estado protagonizadas por un grupo de dos arqueólogos y dos obreros, cuyo trabajo ha consistido en la ampliación, en siete cuadros de tres por tres metros, de un área que ya fue excavada en el año 2002. ‘Se trata de una zona donde se suponía que debía estar el cierre de la antigua muralla, pero las excavaciones han descubierto una barriada residencial, con casas de tipo circular y rectangular. Lo que confirma que la superficie del castro es mucho mayor de la que se creía hasta ahora’, añadía Sierra.

En esos 18 metros cuadrados de superficie, conjuntamente con los tejidos y el trisquel con elementos decorativos, se han encontrado restos de cerámica, estructuras, así como agujas y demás enseres decorativos que ya han sido trasladadas al Museo Arqueológico Provincial para su estudio y consolidación. Malas costumbres Partidario de que el yacimiento permanezca abierto al público durante todo el año, el director de las excavaciones advertía ‘todos los años -lleva 17 en Castromaodebemos realizar una consolidación de la estructura que queda a la vista porque la gente tiene la mala costumbre de andar por encima de las piedras’.Durante el día de hoy, los operarios subirán hasta el castro para recoger todo el material. Los trabajos en el yacimiento no regresarán hasta el año que viene, ‘si la dirección xeral de Patrimonio tiene a bien, continuar con las excavaciones en Castromao. Lo que si que haremos cuando llegue el invierno, es una campaña de limpieza de matorrales en todo el perímetro’, anunciaba Orera.Incluido en la Red Gallega de Patrimonio El yacimiento arqueológico de Castromao pasa por ser uno de los principales referentes de la cultura castrexa del Noroeste peninsular, tanto por su larga presencia en el tiempo (al menos desde el siglo V a.C. hasta el siglo II d.C), como por la riqueza documental encontrada tras años de excavaciones. Motivos que han impulsado a la Consellería de Cultura e Deporte a incluir al yacimiento celanovés, dentro de la iniciativa de la ‘Rede Galega de Patrimonio Arqueolóxico, que persigue ampliar el grado de protección de yacimientos de toda la comunidad, con la certificación de Bien de Interés Cultural (BIC)’, anunciaba Xosé Carlos Sierra. Dicha iniciativa incluye una veintena de castros distribuidos por toda la geografía gallega, incluidos seis conjuntos ubicados en la provincia de Ourense: San Cibrao de Lás (San Amaro/Punxín), el Coto do Mosteiro en O Carballiño, los castros de San Millán y Salceda (ambos en el Concello de Cualedro) y el conjunto arqueológico de San Tomé (Ourense), además del yacimiento celanovés. Esta distinción, la mayor que puede realizar una comunidad autónoma, se une a los trabajos que se están realizando en la casa rectoral. Unas obras de recuperación del edificio que, ‘por el momento, no está definida cuál será su utilidad’, advertía Sierra.
Tomado de: http://www.laregion.es/noticia/66349/arqueologos/descubren/tejido/castromao/

No hay comentarios:

Publicar un comentario