Páginas vistas en total

viernes, 23 de mayo de 2008

Un estudio arqueológico analiza los santuarios celtas de Galicia

Los controles en obras públicas permitieron el descubrimiento de tres nuevos lugares de carácter ritual
Autor:
Jesús Manuel García
22/5/2008

El arqueólogo Manuel Santos Estévez y el historiador de las religiones Marco V. García Quintela acaban de publicar en la editorial Abada un novedoso estudio sobre los santuarios de la Galicia céltica. La construcción de grandes obras públicas en Galicia motivó controles arqueológicos que descubrieron yacimientos inéditos. Santos quería dotar de sentido los petroglifos, mudos, y García buscaba un referente material de aquello de lo que hablaban los textos. En su estudio, donde defienden una clave céltica para explicar los elementos culturales de los pobladores prerromanos del noroeste, se basa en la detección de varios yacimientos rituales o santuarios de la Galicia céltica escapando de lo celta como folclorismo o escepticismo. Abordan unos grabados rupestres que pudieron funcionar como santuarios en la Edad del Hierro; son petroglifos arrinconados por la investigación al ser considerados medievales. Los controles arqueológicos de autovías, gasoductos o parques eólicos permitieron recabar más datos sobre el pasado arqueológico gallego. De las seis agrupaciones rupestres abordadas en el estudio, tres se conocieron gracias a esos controles. Son las estaciones de A Ferradura, As Canles y Corme, que informan de un nuevo estilo de arte rupestre en los petroglifos, distinto al estilo atlántico. García y Santos destacan A Ferradura, en el municipio ourensano de Amoeiro, en cuyas cercanías están los castros de San Cibrán de Lás y San Trocado.
Los grabados son cazoletas, herraduras y pies humanos, lo que implica, según los autores, ritos de investidura de algún jefe local. En A Ferradura, que ofrece el mayor conjunto de motivos podomorfos de Galicia, se recurre a la arqueoastronomía, pues hay alineación de petroglifos con el sol. «Os da Ferradura non son os máis bonitos pero si os máis orixinais en Galicia», dice Marco García, que pide más protección para este patrimonio datado en la Segunda Edad del Hierro.
En Amoeiro, asegura Manuel Santos, están las tres rocas con los grabados más complejos: A Ferradura, O Raposo y el abrigo de A Zarra, asociados con momentos del recorrido anual del sol.
Tomado de: http://www.lavozdegalicia.es/cultura/2008/05/22/0003_6839707.htm

No hay comentarios:

Publicar un comentario