Páginas vistas en total

jueves, 12 de junio de 2008

El yacimiento de Viladecans (Barcelona) muestra los restos de los últimos mamuts de la Península Ibérica

La Consejería de Cultura y el Ayuntamiento de Viladecans (Barcelona) presentaron este mediodía las características del yacimiento de restos paleolíticos de mamuts y otros proboscidios, descubierto a finales de 2007 en la riera de Sant Llorenç de Viladecans. Una treintena de colmillos y un cráneo son los restos más valiosos de entre los más de 400 encontrados en el yacimiento. Según la arqueóloga responsable de la excavación, Montse Sanz, el hallazgo muestra 'los que podrían ser los últimos mamuts que vivieron en la Península Ibérica'. El yacimiento se descubrió durante la realización de las obras de una balsa de laminación a cargo de la Agencia Catalana del Agua (ACA). A finales de 2007 la empresa ArqueoCat y el Grupo de Investigación del Cuaternario de la Universidad de Barcelona iniciaron la investigación sobre el yacimiento, situado a más de 20 metros de profundidad junto a la riera de Sant Llorenç de Viladecans. Los trabajos arqueológicos han permitido extraer unos 400 restos de fauna y especies actualmente extinguidas y, en un primer análisis, se ha concluido que muchas de ellas corresponden a mamuts, que vivieron entre hace 12.000 y 100.000 años. La arqueóloga Montse Sanz explicó que 'lo que más hemos encontrado son defensas de proboscidios, es decir, los dientes incisivos superiores de los animales que, por su curvatura, todo apunta a que son de mamut'. Algunas de las defensas están en muy buen estado de conservación y miden entre 1 y 3,40 metros de longitud. Entre los restos también sobresale un fragmento de cráneo con los dientes molares. Según los primeros análisis, los restos corresponden a la época del Pleistoceno Superior y datan de 20.000 años en los niveles superiores y de 100.000 años en los niveles inferiores. Además de restos de proboscidios, también se han hallado restos de animales herbívoros como el caballo, el ciervo o el rinoceronte y huellas del paso del hombre del Paleolítico como restos de utensilios de piedra que se utilizaban para la caza o para la actividad doméstica.Montse Sanz explicó que 'los restos aportarán muchos datos en relación al estudio anatómico de los proboscidios y también de la evolución del paisaje'. Según la arqueóloga, en la Península Ibérica 'sólo hay otros dos yacimientos de esta magnitud: uno en Granada y otro en La Canonja (Tarragona)'.El equipo de arqueólogos continúa excavando en la zona a la búsqueda de más restos. Por su parte, los restos ya extraídos se hallan en el Centro de Restauración de Bienes Muebles de la Generalitat donde serán tratadas por técnicos especializados en una tarea que puede prolongarse durante un año y que permitirá su estudio en profundidad.Posteriormente, la voluntad del Ayuntamiento de Viladecans es la de exponer las piezas al público. 'Nos pondremos a trabajar ya en la posible creación de un centro de interpretación con las partes más importantes de la colección y que sirva para ilustrar sobre la época del Paleolítico', explicó el alcalde Carles Ruiz.
Tomado de: http://actualidad.terra.es/cultura/articulo/viladecans-barcelona-peninsula-iberica-2540511.htm





----------------- X ---------------





Encuentran en Viladecans el mayor yacimiento de mamuts en el noreste de la península

Un grupo de arqueólogas analizan uno de los grandes colmillos encontrados.

Las obras de construcción de un embalse descubrieron el hallazgo arqueológico
Los restos pertenecen a animales que pudieron vivir hace 10.000 ó 12.000 años
Tres mandíbulas de rinocerontes y herramientas humanas completan los hallazgos

MARIA PÉREZ
BARCELONA.- El sueño de todo estudiante de arqueología es toparse a lo largo de su vida con un gran yacimiento repleto de piezas históricas que le permitan conocer y reconstruir la historia de primera mano. Desgraciadamente, el sueño se materializa en contadas ocasiones y más aún cuando hablamos de un hallazgo de las características del que se encontró en Viladecans el pasado mes de noviembre y que se saldó con alrededor de 400 piezas. "Es una yacimiento excepcional y sería extraño volver a encontrar algo parecido", desvela la arqueóloga Eva Estela, miembro de Arqueocat, consciente de la excepcionalidad de su situación.
Las obras de construcción de un embalse de laminación de las aguas en la zona de can Guardiola (término municipal de Viladecans) ejecutado por la Agència Catalana de l’Aigua (ACA) en 2006, con el objetivo de prevenir al pueblo de inundaciones venideras, fueron el detonante de un hallazgo sin precedentes en Cataluña.
El ayuntamiento de la localidad, consciente de que el terreno de trabajo era una zona catalogada con 'expectativas arqueológicas', consideró que las obras deberían estar supervisadas permanentemente por una arqueóloga. Sobre todo porque ya en las labores más superficiales los trabajadores de la ACA tropezaron con bolsas de cerámica ibérica y restos de minas fechadas del siglo XIX y porque en la ciudad limítrofe, Gavà, fueron encontradas hace poco más de 40 años vestigios de minas neolíticas. Estela fue la elegida.
Aunque la arqueología es poco amiga de análisis precipitados y muy dada a extensos estudios que verifiquen sus hipótesis, la excepcionalidad del yacimiento permitió a Estela hacer una primera valoración de las piezas encontradas. Se trata, en su mayoría de restos de proboscidio -mamíferos con trompa prensil, olfativa y respiratoria e incisivos en forma de colmillos muy afilados como podrían ser el elefante o el mamut- que pudieron habitar la Penísnsula Ibérica hace 10.000 ó 12.000 años.
Nunca antes se habían hallado tantos restos de mamuts en el noreste de la península y menos aún que se encontraran en tan buenas condiciones. "Es un hallazgo único, por la cantidad y por la calidad", apunta Eva, que apostilla que el descubrimiento de una defensa –nombre técnico que reciben los incisivos- de 3,20 metros es una prueba contundente de la calidad de las piezas. Además de esta enorme defensa, se hallaron otras 30 en perfecto estado que se cree que pudieron pertenecer a mamuts de la época del Pleistoceno, cuya última especie –un animal parecido al elefante asiático actual- desapareció en después de la era glacial hace 12.000 años. Tres mandíbulas de rinocerontes y herramientas humanas completan la lista de los hallazgos.
Entre todos los hallazgos, la arqueóloga destaca un cráneo de mamut que al ser hallado en perfecto estado y conservar todos los molares, permitirá a los investigadores ubicarlo en una especie concreta.
El yacimiento no está agotado
El arqueólogo, como el pintor y escultor en la antigüedad está sujeto a la mano generosa de quien decida invertir en sus labores. Estela necesita su particular familia Medicci que le permita continuar trabajando en un terreno que aún puede dar mucho de sí. "Tan sólo se ha llegado hasta el coto de la obra, pero el yacimiento continúa, porque no está agotado", dice y apunta que se podrían hacer análisis con precisión que les permitirían descubrir detalles de la flora del pasado, como polen o semillas.

Tomado de: http://www.elmundo.es/elmundo/2008/06/14/barcelona/1213444582.html

No hay comentarios:

Publicar un comentario