Páginas vistas en total

lunes, 1 de septiembre de 2008

El Arqua detecta 35 restos de interés en la bahía de Cartagena

Imagen del pecio captada por los especialistas del Arqua durante la campaña de este año L. O.

Los arqueólogos del Museo y la fundación Aurora Trust han logrado captar imágenes de gran precisión del pecio romano que se hundió en aguas cartageneras hace más de 2000 años

EVA CAVAS
Una imagen vale más que mil palabras. Así lo han demostrado los especialistas del Museo Nacional de Arqueología Marítima y Centro Nacional de Investigaciones Arqueológicas Submarinas (Arqua) y la fundación americana Aurora Trust, que han logrado captar imágenes de gran precisión de los tesoros que esconde el fondo marino de Cartagena.Desde la bahía de Cartagena hasta Cabo Tiñoso, estos arqueólogos han llevado a cabo la segunda campaña para buscar y documentar los pecios submarinos y completar la carta arqueológica del litoral. A pesar de que en la campaña de esta año no han encontrado tantas anomalías u objetos de interés arqueológico como en la de 2007, en la que hallaron un total de 120, el equipo del Arqua considera un éxito la expedición ya que gracias a sus modernos equipos han logrado cartografiar todo el fondo marino, que será una herramienta esencial en la gestión, investigación y protección del patrimonio cultural subacuático de la bahía de Cartagena.En la nueva campaña se han localizado 35 nuevas anomalías, entre las que destacan 13 restos de embarcaciones que se han identificado como barcos de pesca hundidos para formar arrecifes artificiales. "Además hemos utilizado una serie de equipos más modernos, como un sonar de barrido lateral y un perfilador de fondos para incidir en los restos que hallamos el año pasado", explicó Rocío Castillo, arqueóloga del Arqua.De esta forma, además de comprobar la naturaleza de las anomalías detectadas, también se ha vuelto a trabajar sobre el pecio romano localizado en 2007 para obtener imágenes de mayor calidad. "Eso ha permitido obtener una exhaustiva documentación del cargamento del pecio, que está compuesto principalmente por ánforas de vino de origen itálico, que permiten datarlo entre finales del siglo II a.C. y mediados del s. I a. C.", afirmó Castillo.Ayudados por una cámara de video de alta de definición y una cámara de fotos se han captado centenares de imágenes del pecio romano. Con ellas, este invierno se montará un fotomosaico que permitirá analizar la distribución del cargamento y documentar los distintos tipos de ánforas presentes. Por otra parte, la información y la documentación gráfica obtenida durante este proyecto se utilizará, con fines científicos y divulgativos, formará parte de los audiovisuales de la exposición permanente que se inaugurará el próximo otoño en la nueva sede del Museo. En cuanto a la protección de estos tesoros submarinos, el Arqua se ha puesto ya en contacto con la Autoridad Portuaria y Capitanía para que se proteja la zona, no sólo de forma física sino también legal.

No hay comentarios:

Publicar un comentario