Páginas vistas en total

martes, 16 de septiembre de 2008

El tesoro de Santa María

Dos operarios extraen materiales del interior de la fosa de época romana.

Aparece una gran cantidad de restos de época prehistórica calcolítica, fenicia, romana y de los siglos XVII y XVIII en unas excavaciones previas a los trabajos de construcción de viviendas en el barrio gaditano
Pilar Hernández Mateo

La época calcolítica, Gadir, Gades, el Cádiz comercial de los siglos XVII y XVIII... Más de tres mil años de historia laten bajo esta ciudad y poco a poco van saliendo a la luz detalles que nos ayudan a comprenderla. El último tesoro histórico se ha encontrado en el barrio de Santa María, donde han aparecido restos arqueológicos "de gran valor documental, que aportan una visión de conjunto de la evolución de esta zona de la ciudad y de sus habitantes desde la prehistoria hasta la época moderna", según el arqueólogo Francisco Blanco. Unas excavaciones previas a la construcción de viviendas para jóvenes en régimen de alquiler con opción a compra en cinco fincas de las calles Mirador y Santo Domingo, han sacado a la luz una gran cantidad de restos de diversas etapas históricas. Los trabajos, que comenzaron en julio y acaban de detenerse temporalmente, los ha llevado a cabo la empresa municipal Procasa con la supervisión de la Junta de Andalucía. "Pese a que la zona está muy destruida y los niveles de ocupación antiguos están muy superficiales debido a las edificaciones modernas y los aljibes, hemos encontrado cuatro frentes muy importantes de cara a la investigación de la historia de Cádiz. Más concretamente del barrio de Santa María", expresa Francisco Blanco. Los niveles más antiguos que se han encontrado son de la época prehistórica calcolítica. Se trata de restos de talleres de industrias líticas fechadas sobre el año 1.300 a.C. y que corresponderían a los primeros pobladores de Cádiz. "No se han encontrado huellas de fogata, fondos de cabañas ni alimentos, así que no vivían allí, sólo trabajaban. Realizaban pequeños utensilios para el uso cotidiano", comenta Blanco, quien desvela que hasta ahora han recogido más de 2.000 piezas de sílex talladas, asociadas a cerámica hecha a mano.También se han localizado seis enterramientos de época fenicia, con ritual funerario de incineración semejante a otros encontrados en Cádiz. Corresponderían al periodo de entre la segunda mitad del siglo VII y principios del siglo VI a.C. Blanco considera que pueden pertenecer a un clan o grupo familiar. De estos enterramientos, sólo dos se conservan prácticamente intactos, con sus ajuares incluidos. Uno correspondería a un adulto y el otro es infantil. Estas tumbas están asociadas a una fosa ritual, que es donde se depositaban los restos alimenticios y recipientes utilizados en el banquete funerario. El arqueólogo cuenta que en la fosa "ha aparecido material muy interesante de ese ritual". Lo más importante, "por su significado y por ser la primera pieza de este tipo encontrada en Cádiz, son los restos de una copa corintia llamada Kotyle que hemos podido fechar entre el 600 y el 570 a.C.".En el solar, se ha encontrado algún estrato de época tardopúnica-romana republicana, pero de escasa relevancia para el estudio. De lo que sí se puede alcanzar un mayor conocimiento es del urbanismo de la época correspondiente a la creación de la neápolis romana, potenciada por Balbo el Menor. "Hemos tenido la suerte de encontrarnos en una fosa de 2,5 metros de diámetro todos los despojos vertidos de una casa de época romana fechada hacia la segunda mitad del siglo I d. C., que nos sirven para documentar el tipo de materiales de construcción, utensilios domésticos de la época y dietas alimenticias", declara Blanco. Hasta ahora han alcanzado cuatro metros de profundidad, pero en octubre continuarán excavando y todavía pueden encontrar más restos.Los hallazgos más modernos son materiales arqueológicos y alimenticios que han aparecido en el interior de dos pozos (basureros) de la época comercial de Cádiz, desde el siglo XVII hasta la época de la Casa de la Contratación (siglo XVIII). Entre ellos, abundante cerámica de cocina bizcochada y vidriada, de producción local, peninsular o importada, producto del comercio intenso que Cádiz tuvo desde el siglo XVI al XIX. También han aparecido botellas y tarros de vidrio, algunas monedas, fichas realizadas con cerámica, pipas de caolín y algunos objetos de bronce como medallas.Esta no es la primera vez que aparecen restos arqueológicos en Santa María, pero este solar, en palabras de Francisco Blanco, "es uno de los principales excavados hasta la fecha, que nos documenta en tiempo e intensidad de materiales cómo vivían, qué objetos utilizaban y de qué se alimentaban culturas tan diversas como el calcolítico prehistórico, la época fenicia, la romana o la moderna de los siglos XVI al XIX". Para este arqueólogo, "sin lugar a dudas, el estudio e investigación de estos materiales ampliará notablemente el estudio de Cádiz en el aspecto arqueológico, tanto para conocer los talleres de industrias líticas prehistóricas, como los enterramientos de la época fenicia y los periodos urbanísticos romanos y modernos".Las piezas encontradas, una vez clasificadas e inventariadas, se depositarán en el Museo de Cádiz.Todavía queda un 20% de la superficie por excavar. Los trabajos arqueológicos continuarán cuando terminen las demoliciones, en el mes de octubre, y Blanco asegura que esa parcela todavía tiene mucho que decir. También espera que "nuevos solares en fase de edificación a corto o largo plazo, tanto por parte del Ayuntamiento como de la Junta, nos amplíen el conocimiento histórico del barrio de Santa María de nuestra ciudad".
Tomado de: http://www.diariodecadiz.es/article/ocio/229626/tesoro/santa/maria.html

No hay comentarios:

Publicar un comentario