Páginas vistas en total

martes, 9 de septiembre de 2008

Palacio de Mama Anaguarque en realidad habría sido un templo

Arqueólogos indican que allí se habrían realizado cultos al agua y al sol. Hay muros incas de fina calidad, dos entierros y vasijas ceremoniales.

Cuando se iniciaron las excavaciones en Pumamarca, en San Sebastián, los arqueólogos sólo pensaban consolidar los cimientos de la casa hacienda, construida sobre lo que fue una edificación inca.
Conforme se iban removiendo las capas de tierra, se fue descubriendo uno de los misterios que estuvo escondido por muchos años: las paredes del que habría sido uno de los templos ceremoniales incas más importantes del sur del Cusco, dedicado al culto del agua y del sol.
Este descubrimiento, según los arqueólogos y arquitectos que tienen a su cargo los trabajos de excavación, es de particular importancia porque estaría a punto de cambiar una parte de la historia de esta casona colonial de propiedad de la comunidad campesina de Pumamarca y del distrito de San Sebastián.
Y es que los historiadores aseguraban que esta casona fue el palacio de la coya Mama Anaguarque, la esposa principal del inca Pachacútec, a quien, además, se dice que le correspondían varias propiedades de este distrito ubicado al sur del Cusco.
LOS HALLAZGOS
Las excavaciones realizadas en conjunto por el Instituto Nacional de Cultura (INC) y la Municipalidad de San Sebastián han puesto al descubierto en la parte exterior de la casona un fino muro en forma circular de aproximadamente 10 metros de largo por dos de altura. La calidad de este muro es tal que se asemeja a los finos muros del templo de Qoricancha, construido por el inca Pachacútec.
En los que fueron los corrales de la casa hacienda y en los patios laterales, además, se hallaron cimientos de lo que podrían ser los asientos de este templo, asociado al culto a una huaca que se encuentra en la parte posterior de la vivienda.
La enorme piedra tiene una cavidad en la parte inferior por donde emana un torrente de agua.
Hacia la parte alta se asciende por una pequeña escalera que habría sido empleada incluso por el propio inca para las ceremonias rituales.
En los alrededores de este lugar sagrado se han hallaron también 12 ojos de agua, lo que hace suponer a la arqueóloga Nancy Olazábal, encargada de los trabajos, que este era un templo dedicado al culto del agua y del sol.
En las habitaciones de la hacienda, además, se encontraron dos contextos funerarios correspondientes a la época inca, uno de ellos corresponde a una mujer de aproximadamente 35 años con un ajuar funerario pequeño: un tupo (prendedor) y vasijas de cerámica.
Se ha descartado que estos restos correspondan a Mama Anaguarque, la esposa principal del gobernante más importante del imperio de los incas.
¿ERA UNA VIVIENDA?
Tanto Nancy Olazábal como Henry Olarte, arquitecto especialista en el periodo inca y responsable de los trabajos, indican que si bien siempre se pensó que este era el palacio de Mama Anaguarque, los recientes hallazgos estarían apuntando a que en realidad fue una construcción que tenía una función ceremonial y mas no de vivienda.
"El tipo de mampostería fina (técnica por la cual las piedras encajan perfectamente como un rompecabezas) de los muros corresponde a un santuario ceremonial, la doble jamba (puerta en forma trapezoidal que caracterizó las construcciones incas) que observamos en la casa hacienda, además, se usaba solo en construcciones de uso ceremonial", dice Olazábal.
TAMBIÉN LA CERÁMICA
Otra de las evidencias que refuerzan su hipótesis es que en las excavaciones realizadas hasta el momento se encontraron restos de cerámica de uso ceremonial y no de uso doméstico.
La misma hipótesis comparte Nancy Olazábal. La arqueóloga dice que en las zonas cercanas a la huaca no se halló ningún tipo de cerámica, lo que "evidencia que era un lugar tan sagrado que no se permitía dejar ni siquiera objetos".
"Si fue el palacio de Mama Anaguarque o no, ya no es relevante, lo que estamos encontrando cambiará la historia, lo más probable es que este habría sido un lugar mucho más importante, un lugar ceremonial, eso es lo importante", refiere Henry Olarte.
La arqueóloga Nancy Olazábal recordó que la historiadora María Rostworowski y el cronista Bernabé Cobo aseguraron que en este lugar se habrían guardado los restos momificados de Mama Anaguarque.
Y es que en la época de los incas era una costumbre momificar los restos de sus gobernantes y de algunas de sus principales esposas. Las momias eran guardadas en templos y participaban en las ceremonias importantes. Así pues, este sería un lugar mucho más importante, un centro ceremonial.
La coya Mama Anaguarque
La coya Mama Anaguarque fue la esposa principal del inca Pachacútec, el gobernante más importante del imperio de los incas pues durante su mandato en el Incanato se hicieron grandes reformas y su territorio se extendió hasta Ecuador por el norte y Chile por el sur.
Pero no solo era su esposa, fue también gobernante del Cusco en algunos momentos. Durante las ausencias de Pachacútec, ocupado en la conquista de nuevos territorios, Mama Anaguarque se quedaba a cargo del Cusco en reemplazo del inca.
La historiadora María Rostworowski, tomando como fuente a varios cronistas, señala que la coya era natural del pueblo de Chocco, era valerosa, belicosa, inteligente y decidida.
Rostworowski, en su libro Pachacútec Inca Yupanqui, cuenta que las nupcias entre Mama Anaguarque y Pachacútec se celebraron el mismo día en que este soberano fue coronado como inca.
Según la tradición, tenía que escoger como esposa a su hermana. El camino que siguió el inca hacia la casa de la ñusta para buscarla "estaba cubierto de espigas de oro y plata y adornado con finas telas y plumas". Tras la unión, Pachacútec le regaló 100 mamaconas para su servicio.
Algunas versiones míticas le atribuyen a coya Anaguarque haber sido también una mujer guerrera. Dicen que participó en la batalla de los incas contra los poderosos chancas que asediaban Cusco. Anaguarque, con su honda, logró convertir a las piedras en guerreros "los puri runas" (hombres que caminan) lo cual intimidó a los chancas y fue decisivo para el triunfo de los incas.
Tomado de: http://www.larepublica.com.pe/index.php?option=com_content&task=view&id=242377&Itemid=0

No hay comentarios:

Publicar un comentario