Páginas vistas en total

domingo, 9 de noviembre de 2008

Dos descubrimientos arrojan luz sobre la probable existencia del rey David y los orígenes de su reino

Vista aérea de la excavación de Khirbet Qeiyafa. Foto: AP / UNIVERSIDAD HEBREA

Dos excavaciones arqueológicas en Israel han descubierto, por separado, vestigios correspondientes a hace 3.000 años, la época del rey David, que apuntan a la probable existencia de este personaje bíblico.Uno de los hallazgos es un pasadizo subterráneo de agua, a través del cual los investigadores creen que David entró en Jerusalén para conquistarla de manos de los jebuseos. Eilat Mazar, de la Universidad Hebrea, sostiene que el corredor natural, descubierto en la Ciudad de David, es el canal que aparece mencionado en el Antiguo Testamento, en el Segundo Libro del profeta Samuel."Todo el que hiera a los jebuseos, suba por el canal", dice ese libro en su capítulo 5, en el que se narra la conquista de la ciudad por el rey y que concluye: "David moró en la fortaleza, y le puso por nombre la Ciudad de David". Mazar considera que el canal descubierto es al que se alude en ese libro pero tiene dudas sobre si realmente sirvió para invadir la ciudad, según el diario Haaretz.Rito de purificaciónPara la arqueóloga, el versículo de Samuel hace alusión al uso del canal solo después de la conquista de la ciudad por los israelitas. Afirma que la Biblia relata que los soldados de David tuvieron que luchar contra guardianes "ciegos y cojos" y que, al hacerlo, según las normas de la época, se consideraban "impuros", por lo cual se purificaron con las aguas del manantial."Hemos estudiado unos 50 metros del túnel y tiene dimensiones suficientes para el paso de personas", ha asegurado la especialista. Hasta hace poco se creía que el "canal" mencionado en el libro de Samuel era uno de los pozos descubiertos por el mítico explorador británico Charles Warren en el siglo XIX, pero recientes descubrimientos han descartado esta teoría.Cerámica del siglo X a. C.Paralelamente, investigadores israelís han anunciado el descubrimiento de lo que creen que es la inscripción hebrea más antigua, que figura en un trozo de cerámica, u ostracón, hallado en una zona fronteriza del bíblico reino de Judea. La inscripción se remonta al período de la mítica batalla entre David y Goliat, en el siglo X a. C., según pruebas con carbono-14 a otros restos biológicos. Su importancia se desprende de que puede arrojar luz sobre el período de juventud del rey israelita y sobre las estructuras sociales y de gobierno en aquella época. El ostracón muestra cinco líneas de texto desgastado por el tiempo. El texto aún no ha sido descifrado pero, al parecer, incluye entre sus palabras las raíces de términos hoy interpretadas como "rey", "juez" y "esclavo".La pieza fue encontrada en el interior de la fortaleza de Elah, en la zona conocida como Khirbet Qeiyafa, a unos 40 kilómetros al suroeste de Jerusalén. El yacimiento arqueológico se encuentra en los alrededores de la que hoy es la ciudad de Bet Shemesh y también de la antigua ciudad de Gath, en su día capital del reino filisteo al que pertenecía Goliat."La cronología y geografía de la fortaleza es un exclusivo punto de encuentro entre la historia, la historiografía y los orígenes más tempranos del reino de David", dice en un comunicado el profesor que la ha descubierto, Yossi Garfinkel, de la Universidad Hebrea de Jerusalén."Se trata --explica el experto-- de la más antigua de las ciudades (fortificadas) de Judea descubiertas hasta ahora. Y su misma construcción tiene implicaciones sin precedentes para comprender ese período".
Tomado de: http://www.elperiodico.com/default.asp?idpublicacio_PK=46&idioma=CAS&idnoticia_PK=557450&idseccio_PK=1013

No hay comentarios:

Publicar un comentario