Páginas vistas en total

miércoles, 12 de noviembre de 2008

Los baños andalusíes de la Puerta de Santa Ana

Bañera de la sala caliente, con restos de pavimento de losas de mármol. (Foto: Cedida)

Dolores Luna-Rafael Carmona (Arqueólogos)
El pasado mes de octubre dieron comienzo las excavaciones arqueológicas que están permitiendo documentar el hamman (baños medievales andalusíes) que se encontraba en las proximidades de la Puerta de Santa Ana, localizada en la calle del mismo nombre.
Ya en 1992 se obtuvieron indicios de que en este lugar se ubicaban unos baños públicos, que se hallaban entre la puerta principal de acceso a la ciudad islámica de Priego (madinat Baguh) y la que sería mezquita aljama, localizada en lo que hoy es la iglesia parroquial de la Asunción. Los baños tienen una gran importancia en el islam al ser obligatoria la higiene diaria antes de la oración preceptiva que ha de realizarse cinco veces al día.
Los trabajos ya efectuados hasta la fecha y el relativo buen estado de conservación de las estructuras, no sólo han confirmado su existencia, sino que también permiten interpretar correctamente lo excavado. Se han identificado parte de tres de los espacios más importantes de estas instalaciones: la sala caliente, la sala templada y el horno-leñera. La cronología exacta del edificio está por determinar (¿siglos XII-XIV?), aunque sí se ha constatado su larga perduración, tras las oportunas reformas que cambiaron el uso primitivo del complejo.
Los pavimentos son de mármol blanco, con losas cuadrangulares de tamaño diverso, superándose en un caso los 80 cm de longitud. También se han identificado dos bañeras de obra, con revestimiento hidráulico y fondo pavimentado con losetas de piedra, una perteneciente a la sala caliente y otra a la templada. Asociadas a ellas se han documentado las correspondientes conducciones de agua, con atanores y tejas cubiertas.
La sala caliente estaba calefactada por un sistema de hipocausto, es decir, un pequeño subterráneo hueco situado bajo el pavimento, por el que circulaba el aire caliente procedente de un horno de leña, que también ha sido localidado, así como uno de los pilares y parte de los arcos de ladrillo que sustentaban el suelo.
La sala peor conservada, y de mayores dimensiones en origen, es la templada, de donde procede un deteriorado capitel decorado asociado a alteraciones postmedievales y que debió formar parte del sistema de sustentación columnado de ésta.
Los resultados de la excavación arqueológica han sido por tanto, muy satisfactorios, ya que han aportado una información histórica de gran valor sobre unos de los edificios más característicos de las ciudades medievales islámicas y cuyo estado de conservación posibilitará su no destrucción y, si así se acuerda por parte de las partes implicadas y la administración competente, su puesta en valor.
El Priego medieval andalusí, madinat Baguh, que alcanzó las 36 ha de extensión a principios del siglo XIII, es cada vez mejor conocido gracias a actuaciones como ésta, lo que contribuye a que sea una de las ciudades medianas de al-Andalus de referencia para los investigadores, tal como ha quedado de manifiesto durante la participación reciente del Servicio Municipal de Arqueología [Museo Histórico Municipal], en octubre de este año, en el 6º Encontro de Arqueologia do Algarve (Portugal) en el que se trató el tema de las ciudades de al-Andalus y donde la arqueología urbana andalusí de Priego estuvo presente con la ponencia correspondiente, solicitada por la misma organización del encuentro.
Tomado de: http://www.priegodigital.com/ver.php?categoria=117&id_noticia=594

No hay comentarios:

Publicar un comentario