Páginas vistas en total

miércoles, 23 de julio de 2008

Los trabajos en San Esteban sacan a la luz siete cuerpos, cinco momificados

Un equipo de nueve científicos examinará todos los restos descubiertos en el templo para identificarlos y tratar de determinar las causas de su conservación
15.07.08 -
MÓNICA RICO
CUÉLLAR


Tras el hallazgo, el pasado mes de junio, de un cuerpo momificado, durante las obras arqueológicas previas a la restauración de los sepulcros de la iglesia de San Esteban de la localidad cuellarana, ahora un equipo de investigadores lo está examinando.
A esta primera momia, se le unen cuatro cuerpos más y dos esqueletos, todos ellos encontrados durante las labores llevadas a cabo por un equipo de arqueólogos en las cuatro tumbas murales del presbiterio del templo cuellarano. En total han aparecido siete cuerpos, cinco de ellos momificados, de los que dos corresponden a niños y los otros tres a adultos.
Los arqueólogos consideran que la gran cantidad de cal y arenas encontradas dentro de las cajas, ha fomentado unas condiciones de humedad y temperatura que favorece la sorprendente conservación de los cuerpos y su posiblemente accidental «momificación».
Cuerpos con parentesco
Los arqueólogos creen que los cuerpos encontrados corresponden a los titulares de los sepulcros: Alfonso García de León y su esposa Urraca García; Martín López de Córdoba Hinestrosa y su esposa Isabel de Zuazo. Hay restos de tres individuos más, no identificados, un adulto esqueletizado y dos niños momificados, que podrían tener relación de parentesco con los titulares de los sepulcros, aunque vivieron en una época más reciente.
Los exámenes de los cuerpos descubiertos correrán a cargo de un equipo formado por tres profesores de anatomía, dos biólogas, una restauradora anatómica, un patólogo, una radióloga y un profesor de Medicina Legal de las universidades de Valladolid y Complutense de Madrid y del Hospital Clínico Universitario de Valladolid.
Estos estudios científicos permitirán determinar las causas de la conservación de estos cuerpos e identificarlos, además de aportar información sobre las características físicas, posibles patologías o rasgos anatómicos. El proceso responde al interés de la Fundación del Patrimonio Histórico, máxima responsable de la ejecución de las obras, por lograr rigor en sus intervenciones.
Fotografías y TAC
El primer paso de este análisis es fotografiar los cuerpos momificados, una vez fuera de sus sepulturas. A lo largo del análisis se determinará su edad, debido al estado de los huesos y los dientes, así como su talla y las patologías que pudieron aquejarlos tanto en los huesos como en los tejidos blandos.
Entre las técnicas que los científicos utilizarán para averiguar estos datos aparece un examen de rayos X, una Tomografía Axial Computerizada (TAC) del cuerpo completo, prueba con la que se pueden detectar patologías en los huesos y en las partes blandas, además de arrojar una imagen tridimensional aproximada de su anatomía.
Las pruebas continuarán con biopsias de las células de órganos como los pulmones, el hígado o los riñones, una vez rehidratados y finalmente la determinación del ADN para establecer el perfil genético y relaciones de parentesco y una microscopía electrónica de barrido, para comprobar la presencia de hongos y parásitos en la superficie y el tracto intestinal. Además, el análisis científico tratará de averiguar las condiciones que han favorecido la momificación y sus implicaciones históricas o médicas.
Tomado de: http://www.nortecastilla.es/20080715/segovia/trabajos-esteban-sacan-siete-20080715.html

No hay comentarios:

Publicar un comentario