Páginas vistas en total

miércoles, 10 de septiembre de 2008

Una asociación de Paderne descubre para Patrimonio un camino histórico



FOTOS: KOPA

Bea Abelairas

La asociación cultural Roxín Roxal ha descubierto para Patrimonio el que puede ser uno de los caminos más antiguos de la comarca. En una senda que parte de la parroquia de Obre, en Paderne, han localizado varios puentes, calzadas y otros elementos, como unas cazoletas similares a las que la Consellería suele catalogar como petroglifos de la Edad del Bronce y que adquieren la categoría de Ben de Interese Cultural por defecto
Los descubridores dieron con el hallazgo casi por casualidad mientras preparaban una ruta de senderismo. La intuición del arqueólogo Antón Malde fue clave, ya que es uno de los encargados de sugerir los itinerarios. De hecho, enfatiza que «unha das actividades singulares da asociación Roxín Roxal son os seus roteiros culturais que pretenden achegar à xente eses inumerábeis tesouros do noso patrimonio natural e cultural ligados por un sendeiro».
Camino a Vilalba
En una de esas salidas, en septiembre del año 2006, comenzaron a dar con pistas que daban idea de la magnitud que tuvo el sendero en otros tiempos. «Atopamos varias pontes inéditas, algunha de grande cualidade construtiva, fontes, rúas e calzadas, ademáis de algúns treitos conservados dun antigo camiño que semellaba ter sido importante a tenor da infraestrutura viaria. Naquel intre, en perfeita lóxica, pensamos que se trataba da antiga vía que conectaba A Coruña con Vilalba», detalla Malde, que se apresuró a dar cuenta a Patrimonio el 15 de septiembre del 2006, apenas unos días después del descubrimiento.
A pesar de que urge la protección de estos elementos Malde se lamenta de que no hubo respuesta activa de la Xunta hasta hace unos meses, cuando la Dirección Xeral de Patrimonio firmó un convenio con Roxín Roxal para que continúen investigando, algo que, no obstante, dicen que han seguido haciendo. «Noutros roteiros apareceron novos elementos relevantes sen catalogar, como a ponte antiga no Lambre, entre Irixoa e Vilarmaior, e por tanto sen protección patrimonial», según detallan.
Por ahora, ya han localizado la vía en la cartografía del siglo XVIII y han seguido limpiando caminos. Algunos tienen una anchura y un firme que les hace deducir que fueron muy importantes en otra época. «Pola comarca transitan importantes camiños do Antigo Réximen, como o que une Coruña a Vilalba e Viveiro», pero también resaltan la importante red viaria secundaria. Precisamente es el estudio de estas pequeñas vías el que puede dar la sorpresa: «Son un documento elocuente sobre o noso pasado, o legado das sinerxias e relacións locais», precisa Antón Malde.
Tomado de: http://www.lavozdegalicia.es/coruna/2008/09/09/0003_7124683.htm

No hay comentarios:

Publicar un comentario