Páginas vistas en total

sábado, 11 de octubre de 2008

Hallan vestigio arqueológico del bíblico Gran Sacerdote de Jerusalén

El hallazgo de un resto arqueológico en el que se alude a la existencia del Gran Sacerdote de Jerusalén en tiempos bíblicos fue hallada recientemente por la Administración de Antiguedades de Israel en excavaciones al norte de la ciudad santa.“Hemos encontrado un fragmento de la tapa de un sarcófago, en el que aparece grabada (una inscripción) en letras hebreas típicas del Segundo Templo”, destaca un comunicado del organismo difundió este lunes en medios locales.El breve texto, grabado sobre una resistente roca caliza, dice textualmente “Hijo del Gran Sacerdote”, aunque se desconoce a cuál de ellos se refiere porque hubo varios en el período del que data la piedra.Por la forma, tipo de piedra y ubicación, y la caligrafía, los arqueólogos aseguran que se trata de la cobertura de un sarcófago del último período del segundo de los templos de Jerusalén.Además lo sitúan en el siglo I después de Cristo, poco antes probablemente de su destrucción por los romanos en el año 70.El resto hallado mide unos 60 centímetros de largo por 48 de ancho, y se cree que pudo pertenecer al hijo fallecido de uno de los grandes sacerdotes de Jerusalén entre el 30 y el 70: Caifás.Caifás es mencionado en el Nuevo Testamento por su implicación en la muerte de Jesús; Teófilo Ben Hanán, Simón Ben Boeto y Hanán Ben Hanán.Fuentes de la Administración de Antiguedades confirmaron a Notimex que no saben exactamente al hijo de quién pertenecía, pues la segunda parte de la inscripción, donde quizás apareciera mencionado, estaba en otro fragmento de la lápida sepulcral que aún no es hallado.El Gran Sacerdote de Jerusalén fue uno de los cargos más influyentes en la historia judía desde que Dios, según la Biblia, lo institucionalizó en la figura de Aarón, hermano de Moisés.De Aarón parte la casta sacerdotal judía conocida como de los “Cohanim”, hoy dispersos por todo el mundo.En épocas bíblicas los sacerdotes servían en el Templo, aunque sólo uno de ellos era designado Gran Sacerdote, lo que le permitía el privilegio de ser el único que podía entrar en el Sancta Sanctorum (morada de Dios) durante la jornada del Día del Perdón (Yom Kipur).Los judíos de todo el mundo celebran esta jornada sagrada de su calendario el próximo jueves.Naftali Aizik, jefe de las excavaciones que dieron con el paradero de la tapa sepulcral, dice en el comunicado que ésta fue hallada cerca de una zona al norte de Jerusalén donde se construye la cerca de separación de Cisjordania.En dicha zona donde también han aparecido edificios de aquella época y de otras más modernas.De hecho, el fragmento crucial formaba parte de una de las construcciones de períodos posteriores, por lo que la ubicación de la tumba en sí se desconoce.Lo que si se sabe es que la zona donde fue encontrado el yacimiento, conocida como Biniyamín (Benjamín) -por el nombre de la tribu israelita que se asentó en ella tras la conquista de Canaán- era zona residencial de numerosos sacerdotes.El yacimiento es de hecho la hacienda de uno de los sacerdotes y los arqueólogos creen que su hijo falleció por alguna razón cuando su padre ostentaba el cargo de Gran Sacerdote.Conocer el origen del fragmento será ardua labor, señala el comunicado, que recuerda que el pedazo de piedra caliza estaba desplazado en una construcción islámica de mil años después.Entonces hasta en tanto no se halle el lugar de reposo de la familia será difícil conocer de quién se habla.
Tomado de: http://senderodelpeje.com/sdp/contenido/2008/10/06/50728

No hay comentarios:

Publicar un comentario