Páginas vistas en total

sábado, 15 de noviembre de 2008

Paleontólogos de Zaragoza descubren restos de tres dinosaurios fosilizados en el Maestrazgo

JAVIER ZARDOYA. TeruelRestos de varios esqueletos fosilizados de dinosaurios vieron la luz esta semana en las proximidades de Ladruñán, un barrio pedáneo de Castellote, en la comarca del Maestrazgo. El primer día de excavación surgió la mandíbula de un reptil herbívoro y jornada a jornada fueron apareciendo más restos fósiles como vértebras o dientes de varios ejemplares de dinosaurios carnívoros. Se cree que podrían tener unos 120 millones de años. Investigadores de la Facultad de Ciencias de la Universidad de Zaragoza han sido los artífices del descubierto de los esqueletos. "De confirmarse el hallazgo del dentario habrá merecido la pena todo lo que supone movilizar a una excavación de más de una docena de personas", indicó José Ignacio Canudo, profesor de Paleontología de la Universidad de Zaragoza que participa en la excavación junto a una docena de alumnos del master en la especialidad. Tras encontrar en superficie varias vértebras fosilizadas en un reconocimiento del terreno rutinario, se decidió delimitar un área de excavación a la búsqueda de nuevas muestras paleontológicas. El esfuerzo dio resultado, y después de que una máquina excavadora quitase casi medio metro de tierra vegetal de la superficie, los débiles rayos del sol de otoño en el Maestrazgo rozaron por vez primera los huesos fósiles de la mandíbula -de unos cincuenta centímetros de longitud- de un dinosaurio herbívoro ornitópodo (dotados de pies con tres dedos como las aves) enterrado desde el Cretácico Inferior (hace 120 millones de años), según la datación estimada por la serie estratigráfica. En días sucesivos de excavación fue apareciendo más material: cinco vértebras de la cola caudal de un mismo ejemplar: un dinosaurio herbívoro saurópodo u ornitópodo de enormes proporciones; cinco dientes con raíz de un dinosaurio ornitópodo; y dos dientes de un ejemplar terópodo espinosaurio carnívoro (una especie de lagarto gigante con espinas).
Zona de marismas"Es una zona que le tenemos mucho cariño porque siempre habíamos pensado que podríamos obtener resultados, ya que aparecen muchos restos fragmentarios en superficie", explicó Canudo, que consideró al yacimiento de Ladruñán como "uno de los más interesantes" encontrados hasta la fecha por el potencial fósil que esconde y el buen estado de conservación de los restos. La zona de la serranía ibérica donde actualmente se asienta la localidad, que en invierno tan solo acoge a una cincuentena de vecinos, tuvo en el pasado condiciones climatológicas muy diferentes. "El ambiente podría ser algo similar a lo que hoy conocemos como la costa de Venezuela, con marismas, manglares, alta humedad y mucho calor a lo largo de todo el año", explicó el investigador. Entre los hallazgos aportados por el yacimiento en pocos días de excavación, también destaca el colmillo perfectamente conservado de una especie de cocodrilo de unos dos metros de longitud, que demuestra la presencia de animales representativos de la cadena alimenticia al completo. "Nos interesa descubrir cómo era todo el ecosistema que convivía, no solamente los dinosaurios", detalló Gloria Cuenca, profesora de Geología y participante en esta excavación, quien no descartó nuevos hallazgos. "Se trata de una zona riquísima donde aparecen afloramientos con vertebrados que no se encuentran en ningunba otra parte del mundo", opinó la investigadora.
Tomado de: http://www.heraldo.es/index.php/mod.noticias/mem.detalle/idnoticia.30371/relcategoria.303

No hay comentarios:

Publicar un comentario