Páginas vistas en total

sábado, 5 de julio de 2008

Científicos asturianos hallan en Jordania un templo de 5.000 años




En el yacimiento se ve una excavación en la roca, una plataforma, un pozo y una especie de altar. En una de las casas del poblado se encontraron enterramientos infantiles en vasijas de barro.
05/07/2008 GEORGINA FERNANDEZ

Un equipo de la Universidad de Oviedo dirigido por el arqueólogo Juan Antonio Fernández Tresguerres ha localizado en un yacimiento jordano lo que parece que fue un templo construido hace más de 5.000 años. Esta investigación se publicará en breve en una revista científica.
Fernández Tresguerres, director del departamento de Historia de la Universidad de Oviedo, realiza desde hace 19 años, excavaciones en Jebel Mutawwaq, un lugar desértico situado al noreste de Amman. Allí, en la montaña, fue recuperándose la traza de un gran poblado de nómadas que vivieron en el periodo del bronce inicial, hace unos 5.000 años. Ese trabajo lo realiza el equipo de la Universidad de Oviedo, que cuenta con una subvención del Ministerio de Cultura y el apoyo de Cajastur.
Jebel Mutawwaq, está situado en el codo que forma el río Zarqa de Jordania. Allí llegó a haber un millar de dólmenes, aunque las labores agrícolas destrozaron parte de ellos. Cada año se traslada allí un grupo de estudiantes asturianos para participar en la excavación. La montaña que estudian fue ocupada desde el Neolítico.
CERCA DE RIHAB El yacimiento se encuentra a solo 20 kilómetros de Rihab, donde hace unos días un equipo de arqueólogos aseguró que había descubierto la iglesia cristiana más antigua del mundo, en la que supuestamente se habrían celebrado misas entre el año 33 y el 70 después de Cristo.
En el caso del equipo asturiano, lo que se encontró en el poblado fue lo que, después de varios años de estudio concluye que se trataba de un templo. Es un conjunto de edificios en los que no aparece cerámica doméstica, sino otra con decoración vegetal y de serpientes, que parece haber tenido un uso ritual. La construcción está en pendiente y cuenta con varias salas. Una de ellas con un altar y una caja hecha con losas que sólo contenía una piedra triangular en su interior, en lo que parece un conjunto religioso.
Es llamativo porque en el poblado no hay ninguna otra casa con dependencias anejas y esas salas tampoco se corresponden con el tipo de planta tradicional del resto de las construcciones. Además, se ve claramente cómo se excavó en la roca para hacer una plataforma. En ella se abrió un pozo, y delante de él se colocó una gran losa, como un ara.
Se trata de un hallazgo interesante, ya que, como explica el director de las excavaciones, "no se conocía ningún templo en esta zona de Jordania que datase de este periodo. En esta época, casi no conocíamos poblados y las estructuras religiosas están relacionadas con piedras hincadas, --de las que aparecen también aquí-- y no con un conjunto edificado. Del Bronce Antiguo I no conocemos ningún conjunto de edificios son significación religiosa en esta zona del mundo". El trabajo se publicará en breve en la revista Annual of the Department of Antiquities of Jordan , de Amman.
Otro de los hallazgos más espectaculares se produjo, ya en campañas anteriores, en otra de las casas del poblado. Allí se encontraron varias jarras con restos de niños dentro. Son, o recien nacidos, o fetos completos. Es un fenómeno "no corriente, pero sí conocido", explica Fernández Tresguerres, que estos días está con un pie en su despacho de la Universidad de Oviedo y otro en Jordania, a donde partirá la próxima semana, de nuevo con un grupo de estudiantes.
GRANDIOSIDAD El hallazgo de Jebel Mutawwaq ha producido gran expectación entre los otros equipos internacionales que excavan en la zona y también ha atraido a otros expertos al lugar. Grupos de investigadores holandeses y franceses han visitado el templo, que presenta una grandiosidad poco frecuente en poblados de esa fecha en esta civilización. Es sorprendente el gran esfuerzo que tuvieron que realizar los constructores para excavar la roca y para colocar las piedras, todas ellas de grandes dimensiones, lo que proporciona magnificencia al conjunto, posiblemente un efecto buscado voluntariamente.

Tomado de: http://www.lavozdeasturias.es/noticias/noticia.asp?pkid=430471

No hay comentarios:

Publicar un comentario