Páginas vistas en total

sábado, 12 de julio de 2008

Localizados restos de la mezquita mayor en la Catedral de Barbastro

La arqueóloga Julia Justes trabaja en la cripta. S.E.

El delegado diocesano de Patrimonio destaca la importancia de este hallazgo arqueológicoLas obras de construcción de una sepultura episcopal en la cripta de la capilla de San Pedro de la Catedral de Barbastro, situada a la derecha del altar mayor, han permitido la posibilidad de localizar restos de la mezquita mayor que fue consagrada por el obispo Poncio como iglesia cristiana y sede episcopal en honor de Santa María y los santos Vicente, Cornelio, Esteban, Calixto, Cosme y Damián, el 5 de mayo de 1101, según constata Manuel Iglesias en el libro “La Catedral de Barbastro” (1991).
BARBASTRO.- La construcción de la Catedral comenzó en 1500 y terminó en 1533.Enrique Calvera, delegado diocesano de Patrimonio, destaca la importancia de este hallazgo arqueológico porque son los vestigios más antiguos, aunque admite que la Catedral “es una caja de sorpresas”. El proyecto del Cabildo, autorizado por el Ayuntamiento, se inició hace un mes, después de las autorizaciones necesarias para realizar las obras, supervisadas por la arqueóloga oscense Julia Justes, autora de las excavaciones realizadas en la antigua iglesia del barrio de San Juan, en las que se localizaron también restos de cerámica de la época musulmana.
La cripta estaba en muy mal estado de conservación, con numerosos restos humanos procedentes de enterramientos anteriores, que se han depositado en el cementerio, según explica Calvera. Las tareas de limpieza de la cripta y seguimiento de las obras han permitido la localización de un muro con sillares de 4 metros de largo y 1,30 metros de ancho. “Se ha hallado la primera hilada a base de cimentación del muro porque los sillares se apoyan sobre el terreno natural. Debajo no hay nada más, salvo el arranque, los fundamentos de un edificio datado en la época musulmana”.
Es la primera excavación realizada en la Catedral en la que se confirman la documentación según la cual se edificó sobre el solar y los restos de la antigua mezquita. Las obras se paralizaron hace tres semanas para redactar el informe de la arqueóloga, que condicionará la modificación del proyecto inicial del arquitecto Joaquín Naval.
En principio, estaba prevista la construcción de dos sepulturas excavadas en el suelo, pero se ha optado por una sola con objeto de dejar a la vista el muro de sillares. “La sepultura tiene que separarse a distancia prudencial para evitar daños a los restos arqueológicos”, indica. El proyecto incluye la posibilidad de que la cripta, iluminada, sea visible desde el interior de la Catedral a través de una cristalera.
Calvera cree que estos restos arqueológicos son los más antiguos localizados hasta ahora en el templo, ubicado dentro del casco antiguo de la ciudad. “Han aparecido restos de cerámica musulmana, suficientes para establecer la cronología. En el mismo espacio había restos de baldosas que recubrían parte de los muros de la Catedral, en la parte del presbiterio. De fechas datadas a partir del siglo XVII, cerámica posterior como platos de cofradía y los que se utilizaban para la unción de los enfermos”, explica.
Calvera cree que los hallazgos de cerámica de la época musulmana guardan relación con los restos localizados en muros y en el poso basurero, del siglo XI, en el barrio de San Juan, cuyas excavaciones muestran en nivel más antiguo de las realizadas en Barbastro y confirman la existencia de un barrio musulmán en este enclave, situado en las proximidades del barrio del Entremuro, donde está la Catedral.
NUEVOS ALICIENTES
A partir de ahora, se reanudarán las obras sujetas a nuevas modificaciones. Calvera indica que “será un aliciente añadido en las visitas a la Catedral porque es el mejor libro para leer la historia de Barbastro, no solo la religiosa sino también sus orígenes y la evolución social. Este hallazgo nos demuestra que el templo se edificó sobre los restos de la antigua mezquita”.
Enrique Calvera, por su condición de delegado diocesano de Patrimonio, está “muy satisfecho por el hallazgo porque corrobora las hipótesis históricas y enriquece la Catedral a la hora de visitas guiadas. Este verano ya han comenzado con una guía que ha puesto a disposición la Comarca del Somontano”.
La cripta estaba destinada a los enterramientos de la familia Gracia de Tolva a cuyas expensas se construyó el retablo de San Pedro, tallado por el escultor barbastrense Antonio Malo en 1745. Está situado a la derecha del altar mayor y encabeza la nave del lado sur de la Catedral, según explica Iglesias Costa en su libro. El derecho a sepultura en la misma cripta estaba compartido con los miembros de la Cofradía de San Pedro y el espacio estaba distribuido en dos estancias, separadas por tabique de ladrillo.
Ángel HUGUET
Tomado de: http://www.diariodelaltoaragon.es/index.php?mod=noticias&mem=detalle&relcategoria=1006&idnoticia=299926

No hay comentarios:

Publicar un comentario