Páginas vistas en total

sábado, 16 de agosto de 2008

Isona y Conca Dellà sigue aportando datos sobre la extinción de los grandes reptiles

Los paleontólogos, trabajando en el yacimiento. (Foto: El Mundo)

MARTA SERRET
LLEIDA.- La presencia de restos de dinosaurios en el municipio de Isona i Conca Dellà, en el Pallars Jussà, no es ningún secreto. Sin embargo, la amplitud del terreno a lo largo del cual están esparcidas hace que todavía se encuentren nuevos datos año tras año. Este ha sido el caso de la campaña llevada a cabo a principios de este verano en una zona del municipio que no se había excavado hasta ahora. Se han recogido restos no sólo de dinosaurios, sino de otras especies animales que convivían con ellos en el momento de su extinción y que permitirán, una vez analizados, aportar nueva luz al tema.
Las excavaciones paleontológicas se llevaron a cabo del 16 al 30 de julio y actualmente los restos encontrados están siendo analizados en el Museu Comarcal de Ciències Naturals de Tremp. Entre estos hallazgos, medio centenar de piezas, destacan restos de cocodrilos y tortugas. En menor volumen, también se han encontrado dientes de pescado.
Todos ellos tienen unos 65 millones de años de antigüedad, unas fechas que coinciden con las de la extinción de los dinosaurios, con lo cuál permitirán recabar nuevos detalles sobre el proceso. Además, suponen unos datos muy valiosos para conocer las características del hábitat en el que vivieron los últimos dinosaurios de nuestro planeta.
Esta primera campaña de excavaciones en el Pla de Viu ha sido impulsada por el museo comarcal, el Institut Català de Paleontologia y la Universitat Autònoma de Barcelona. El director del museo, Rodrigo Gaete, destaca la importancia de recuperar restos de animales coetáneos a los últimos dinosaurios, ya que por ahora se tienen pocos y son muy útiles para contextualizarlos en su hábitat. Gaete destaca un caparazón de tortuga prácticamente intacto que aportará mucha información a los paleontólogos.
En cuanto a los restos de dinosaurios, la mayoría son de herbívoros de la familia de los hadrosauros, que también se conocen como dinosaurios de pico de pato. Tenían la particularidad de poder caminar tanto sobre dos como sobre cuatro patas, y son el grupo más numeroso entre los restos hallados en este municipio.
La cincuentena de piezas serán restauradas y estudiadas en el laboratorio de reparación paleontológica que el instituto tiene en el museo de Tremp. Esta es la única excavación prevista para este verano en Isona, aunque cabe destacar que hay más en otros yacimientos leridanos, como en los del Alt Urgell.
Precisamente en esta comarca, en Coll de Nargó, se inauguró a principios de mes el Mirador del Cretaci, un espacio para descubrir los restos de esta época a través de un ameno paseo.
Tomado de: http://www.elmundo.es/elmundo/2008/08/15/barcelona/1218803013.html

No hay comentarios:

Publicar un comentario