Páginas vistas en total

viernes, 12 de septiembre de 2008

Hallan en Perú taller metalúrgico precolombino

Un grupo de arqueólogos descubrió un taller metalúrgico precolombino en Ñawpamarca, una aldea amurallada de los antiguos habitantes Huari, en la cima de una montaña peruana de 4.300 metros de altura, informaron hoy los autores del hallazgo.
En ese taller Huari situado en la región de Áncash, a más de 400 kilómetros al noreste de la capital peruana, se trabajaban principalmente los metales en forma de láminas, precisó en una rueda de prensa en Lima la arqueóloga italiana Elisa Benozzi.
"No hubo grandes fundiciones de metales", acotó.
En Ñawpamarca también se descubrieron herramientas, rastros de fuego y algunas cuentas de conchas marinas y metales.
Esto hace suponer a los arqueólogos, peruanos e italianos, que el taller de los pobladores Huari, que habitaron la sierra de Áncash entre los años 500 y mil 200 de nuestra era, estaba especializado en la fabricación de joyas.
"El único vestigio que hemos encontrado de metal es el tupus (alfileres de gran tamaño)", precisó Benozzi, tras destacar que en Ñawpamarca también se halló recientemente una concha espondylus.
Este caparazón de molusco es para el mundo andino "la ofrenda más preciosa que se pueda conseguir para el culto al agua", porque para los antiguos habitantes todas las aguas provienen del mar.
"Se pensaba que consiguiendo cosas que pertenecían al de Marzo se lograban las ofrendas más apreciadas por el agua", anotó la experta, al puntualizar que Ñawpamarca está muy alejada de la costa.
En total, son 60 los objetos arqueológicos descubiertos en Ñawpamarca.
Por su lado, el arqueólogo peruano Bebel Ibarra dijo que en la zona denominada Marcajirca, a unos cuatro kilómetros al sureste de Ñawpamarca, se hallaron diversos enterramientos en una treintena de chullpas (mausoleos precolombinos de piedras) y una veintena de cuevas.
También se encontraron numerosos restos óseos, entre ellos cráneos, que fueron deformados por razones aún desconocidas, así como semillas y morteros, entre otros objetos que datan del año mil 200 de nuestra era.
Ibarra remarcó que los descubrimientos en Ñawpamarca y Marcajirca buscan "reforzar la identidad de poblaciones que no se encuentran en el rango de las grandes culturas del Perú como son Moche, Nazca o los incas", y "preservar el patrimonio que actualmente se tiene" en la zona.
En Huari se han registrado unos 400 sitios arqueológicos.
Los proyectos en la zona de Huari están a cargo de la misión arqueológica y antropológica Antonio Raimondi, formada por arqueólogos peruanos e italianos bajo el liderazgo del Museo del Castello Sforcesco de la ciudad de Milán.
cvtp
Tomado de: http://www.eluniversal.com.mx/notas/537333.html

No hay comentarios:

Publicar un comentario