Páginas vistas en total

domingo, 19 de octubre de 2008

Descubren la tumba del auténtico 'Gladiator' al norte de Roma

JULIÁN POVEDANO
MADRID.- "Lo que hacemos en la vida tiene su eco en la eternidad", decía Máximo Décimo Meridio, o lo que es lo mismo, Russell Crowe, en 'Gladiator', la película dirigida por Ridley Scott que recuperó el empolvado género hollywoodiense de las 'pelis de romanos'.
No podemos saber si lo que hizo Máximo mantendrá su eco durante toda la eternidad, pero sí podemos decir que, tras los 48 premios cosechados por la película —bombonas de gas, pantalones vaqueros y errores históricos al margen—, en 2008 el 'gladiador' vuelve a tener su minuto de gloria.
Esta vez se debe a la pericia de un equipo de arqueólogos italianos que ha encontrado su tumba. Bueno, la de Marcus Nonius Macrinus, el hombre que inspiró a Maximus para hacerse el duro ante los bárbaros y, también, para que el fornido general se llevara el Oscar al mejor actor. Cosas de la historia.
Fue a orillas del Tíber, cerca de la Vía Flaminia, al norte de Roma, donde el aguerrido hombre de confiaza del emperador Marco Aurelio —que, por cierto, nunca pisó la arena del Coliseo de la ciudad eterna, al menos no como gladiador— encontró el reposo.
Daniella Rossi, una de las arqueólogas encargadas de la excavación, ha dicho que se trata de una tumba monumental realizada en mármol sobre el que algún discípulo fervoroso, o un hombre bien pagado, cinceló el nombre del militar y cónsul general, cargo que el de Brescia —tampoco era emeritense, como se dice en la cinta— desempeñaba en la vida real.
"Se trata del monumento romano más importante de los descubiertos en los últimos 20 o 30 años", ha asegurado Rossi al diario británico 'The Times'. "Es excepcional encontrar algo así", afirmó la arqueóloga romana a cerca de la inscripción encontrada en la tumba. Eso sí, de "el general que se convirtió en esclavo, el esclavo que se convirtió en gladiador, el gladiador que desafió a un imperio", que rezaba la promoción de la película de Scott, de momento ni rastro.
Además del mármol y sus inscripciones, también se han encontrado varias columnas y decoraciones que han aguantado el paso de la historia, a pesar de que la tumba se vio anegada por el barro y parte de ella se había deslizado hasta el río cercano. Pero todo ha sido recuperado, según ha dicho Cristiano Ranieri, el encargado del equipo arqueológico.
Tras el hallazgo, los planes para la tumba pasan por su reconstrucción, no sólo por su valor arqueológico, que también, sino para poder transformarse en la joya de la corona de un posible 'Parque Arqueológico de la Vía Flamina', en cuyo circuito se podría incluir la Casa de la emperatriz Livia, la esposa del emperador Augusto, situada también junto a la vía romana.
Es lo que queda. Descubrir la historia de Roma a golpe de piqueta para poder enseñársela al mundo. Nada de fantasías, aunque muchos acudirán al falso tufillo que se desprende de la tumba de un hombre que nunca luchó en el Coliseo contra el dueño de un imperio.
Ahora le espera algo distinto. "La muerte nos sonríe a todos. Devolvámosle la sonrisa", decía Máximo-Russel Crowe en la película. Esperemos que, aunque sólo fuera por que el cine histórico acertara de vez en cuando, Marcus pensara también lo mismo. Así saldría mejor en las fotos que se le avecinan.
Tomado de: http://www.elmundo.es/elmundo/2008/10/16/cultura/1224163322.html


Los arqueólogos niegan que la tumba descubierta en Roma sea la de 'Gladiator'
Arqueólogos italianos manifiestan su malestar, en declaraciones publicadas en el diario 'Corriere della Sera', porque la prensa de todo el mundo haya hablado del descubrimiento de la tumba de Marco Antonio Macrimo como si fuera la del personaje que inspiró la película 'Gladiator', de Ridley Scott.
"¡Pero de qué Gladiador hablan!", exclama el arqueólogo Andrea Carandini, uno de los máximos expertos en arqueología de la antigua Roma, que tachó de "locura" las noticias que informaban sobre el descubrimiento de la tumba de 'Gladiator'.
"Que la Arqueología invente ahora películas de Hollywood es la última locura", añade Carandini en el diario milanés.
Hace algunos días, la superintendencia de Roma anunció el descubrimiento en el norte de la capital, en el kilómetro 8,5 de la antigua Vía Flaminmia, de los restos de un monumental mausoleo, que pertenecía al cónsul Marco Antonio Macrimo del siglo II d.C.
Algunos detalles de la vida del cónsul romano hicieron pensar a algunos medios que se trataba del personaje que inspiró la película del director estadounidense: Maximus, el ex militar convertido en gladiador, que prepara su venganza contra el Emperador, interpretado por el actor neozelandés Russel Crowe.
"Que el mausoleo sea de Marco Antonio Macrimo, prestigioso exponente de una de las más importantes familias de Brescia (norte) del siglo II d.C, se ha sabido gracias a los restos de un epígrafe, en los que también aparece que fue "comes legatus", es decir, amigo, del emperador Marco Aurelio", explicóa en "Corriere della Sera" Gianluca Gregori, uno de los descubridores de la tumba.
No participó en expediciones militares con Marco Aurelio
Gregori afirma que estudiando este epígrafe se puede afirmar que es imposible que Scott se haya basado en la vida de Marco Antonio Macrimo para su película. A pesar de ser amigo, jamás pudo participar en expediciones militares con Marco Aurelio, como narra la película.
Durante las dos campañas militares en las que participó Marco Aurelio -en 169 y 179 d.C- Macrimo tenía 60 y 70 años, "una edad algo avanzada para ser militar", señaló Gregori.
La arqueóloga Daniela Rossi, que también participó en el descubrimiento, apunta en declaraciones al rotativo milanés que Marco Antonio Macrimo tampoco estuvo en África como cuenta el filme. Y "que fue sólo gobernador de Asia", como se lee en un epígrafe encontrado en las ruinas de Éfeso (Turquía).
Fantasías que lo menosprecian
Los expertos se encuentran muy "desilusionados" porque el descubrimiento se haya quedado en una mera correspondencia con una película famosa, ganadora de cinco Oscar.
"Estoy bastante apenada por todo esto, porque el monumento descubierto es muy importante y toda estas fantasías sobre 'Gladiator' lo menosprecian", agrega Rossi.
El mausoleo, que se ha encontrado en una zona que fue cubierta por el barro del río Tíber, ha vuelto ahora a la luz tras las excavaciones. En él se ve una placa de mármol con el nombre cincelado del cónsul romano y fragmentos de columnas decoradas casi intactas.
Cuando las excavaciones terminen, el mausoleo será expuesto en el Museo de las Termas de Roma.

Tomado de: http://www.elmundo.es/elmundo/2008/10/19/cultura/1224413040.html

No hay comentarios:

Publicar un comentario