Páginas vistas en total

domingo, 24 de agosto de 2008

Arqueólogos rescatan la Ciudad de los Infieles en Afganistán

El francés Roland Besenval es el jefe de este equipo de investigación que busca rescatar los restos de una ciudad afgana donde existe la posibilidad de que Alejandro Magno se haya casado con la princesa Roxana. AP

Antiguos saqueadores ahora son parte del equipo de investigación
Podría ser el sitio donde Alejandro Magno conoció a su princesa Roxana
Matthew Pennington

Fragmentos de arcilla de siglos de antigüedad se mezclan con casquillos de bala en la zona montañosa del norte de Afganistán donde un grupo de arqueólogos franceses encontró una gran ciudad antigua.
Por años, los pobladores han excavado el suelo en las alturas de Cheshme Shafa en busca de vasijas y monedas para vender a los traficantes. La extensión del lugar, que los locales llaman Ciudad de los Infieles, parece un campo de batalla marcado por cráteres.
El saqueo fue abundante en los primeros años de la década de 1990, cuando Afganistán quedó sumido en la guerra civil y el caos. Ahora los integrantes de las tribus cavan trincheras y preservan muros trabajando como jornaleros en una excavación.
“Durante la guerra civil todos estábamos involucrados”, afirmó Nisarmuddin, de 42 años, quien relató cómo solían cambiar las piezas antiguas por unos dólares.
Ahora los hombres como Nisarmuddin reciben un sueldo de 230 afganis ($4,60) al día por su trabajo de excavación.
Los arqueólogos franceses han tenido una relación larga con la zona. La primera visita ocurrió en 1924, cuando se realizó la excavación de una fortaleza en el cercano pueblo de Balkh.
Sin nada. Esos arqueólogos esperaban encontrar una antigua ciudad del emperador Alejandro Magno, que aparentemente se casó con una princesa de la zona llamada Roxana, en la ciudad de Bactria, en el año 327 a.C. El grupo se marchó sin haber encontrado nada.
El fantasma de Alejandro Magno ronda cerca de Cheshme Shafa, a unos 30 kilómetros de Balkh. El sitio tenía una ubicación estratégica en el acceso sur a Bactria, rodeado de fortificaciones en un área de 400 hectáreas y su red de torres en las montañas sugiere que era una ciudad bien defendida.
Una planicie del tamaño de varias canchas de futbol, que pudo ser un terreno para desfiles o barracones, se encuentra en la parte plana de Cheshme Shafa, mientras que el nombre que dan los lugareños a la Ciudad de los Infieles sugiere que tuvo una ocupación extranjera.
¿Pudo ser este el reducto de Alejandro Magno en la zona de Bactria, donde conoció a Roxana, su princesa?
El arqueólogo se permite una extraña incursión en los terrenos de la especulación: “¿Quién sabe?, quizá se casaron en Cheshme Shafa”, dijo sonriendo el jefe de los investigadores, Roland Besenval.
Tomado de: http://www.nacion.com/ln_ee/2008/agosto/22/aldea1671109.html

No hay comentarios:

Publicar un comentario