Páginas vistas en total

domingo, 24 de agosto de 2008

Medina Azahara regala nuevas joyas

Hallazgos inéditos y la restauración del Salón Rico relanzan el yacimiento cordobés
MANUEL PLANELLES

Medina Azahara es un tesoro guardado en un cofre de tierra. Cada vez que se hurga un poco en el yacimiento aparece una nueva joya del pasado andalusí. Sólo una décima parte de las 112 hectáreas de superficie que ocupaba la antigua ciudad palaciega está actualmente al aire y se puede visitar. Pero Medina Azahara, que fue levantada en el siglo X por Abderramán III y que actualmente es el yacimiento islámico más importante de Europa, acaba de crecer.
Un equipo de arqueólogos ha estado trabajando en cinco cortes de tierra durante algo más de un año. Las investigaciones se han centrado en parte de la muralla sur que rodaba toda la ciudad y que tenía en total 1,5 kilómetros de longitud. Esa zona se encuentra a unos 600 metros de distancia del Salón Rico y la parte noble de la ciudad, que actualmente es el lugar que visitan los turistas.
Tras los trabajos que se han realizado sobre el terreno y que se remataron el 15 de julio, ahora es el momento de investigar y procesar toda la información obtenida, según señala Antonio Vallejo, director del complejo. Los arqueólogos han encontrado miles de fragmentos de cerámica de uso cotidiano, han localizado varias viviendas adosadas a la muralla, parte de la red de canalización de aguas de la antigua ciudad, letrinas, restos de cómo fue el expolio que sufrió la zona...
Pero, sin duda, dos grandes hallazgos se han convertido en las nuevas joyas del yacimiento: una mezquita y una impresionante calzada. Ambos descubrimientos se han localizado adosados a la muralla.
Vallejo y la dirección del yacimiento siempre han mantenido que lo importante no es realizar muchas excavaciones en la zona, sino acometer trabajos precisos. Y la reciente excavación ha seguido esa filosofía. Hace años se realizaron unas prospecciones geofísicas de la zona no descubierta de Medina Azahara. Utilizando esos informes, se decidió excavar en la zona sureste de la muralla. En ese lugar, los mapas detectaban una importante estructura adosada al lienzo. De hecho, el recorrido de la muralla hacía un pequeño requiebro allí.
Los investigadores dedujeron que podría tratarse de un edificio importante. Y así ha sido. Es una mezquita de 25 metros de largo y 18 de ancho y un alminar, la torre desde la que se llamaba a los fieles a la oración en la parte sur. El edificio contaba de tres naves y un patio interior. Este templo, a diferencia de la gran mezquita de Córdoba, estaba bien orientada hacia la Meca. Fue levantado antes de la construcción de Medina Azahara.
Este descubrimiento era previsible gracias a las prospecciones previas. Y no ha sorprendido tanto a Vallejo y su equipo como el enorme camino de piedra que han localizado pegado a la muralla. "Es la mayor calzada de al-Andalus", sostiene el responsable del yacimiento.
El camino, que tiene al menos nueve metros de ancho, conduciría hasta la puerta principal de la antigua ciudad. Además, se supone que conectaría con las vías que llevaban hasta Córdoba capital. Estaba pensado para los visitantes que llegaban a caballo y las piedras de la calzada estaban dispuestas en cuadrícula.
Estos dos importantes descubrimientos están llamados a modificar el futuro del yacimiento. Porque, según detalla Vallejo, el objetivo a largo plazo es que esa zona pueda ser contemplada por los turistas y que la visita a Medina Azahara arranque desde allí.
Pero, a corto plazo, el objetivo es seguir trabajando también en la zona noble, el alcázar y las estancias del califa. La Consejería de Cultura tiene previsto comenzar el próximo septiembre los trabajos de restauración del Salón Rico. Se trata de la zona en la Abderramán III celebraba las recepciones de los embajadores extranjeros y algunas fiestas religiosas. Los trabajos cuentan con un presupuesto de 1,2 millones que aporta en su mayoría el gobierno Central, que también ha costeado las recientes excavaciones arqueológicas.
Asimismo, está previsto que este año abra sus puertas la sede institucional del yacimiento, unas instalaciones que además de ayudar a entender mejor el complejo a los visitantes servirán como museo y sala para exposiciones.
Tomado de: http://www.elpais.com/articulo/andalucia/Medina/Azahara/regala/nuevas/joyas/elpepiespand/20080824elpand_5/Tes

No hay comentarios:

Publicar un comentario