Páginas vistas en total

viernes, 1 de agosto de 2008

Hallan restos del pasado en el mar


Secretos del mar.
Un pescador alertó a la Policía sobre embarcaciones hundidas en un área del balneario de la Monserrate en Luquillo, que se cree que datan de los siglos XVII o XVIII, con artículos y osamentas.
Y tenía razón.
Las autoridades encontraron botellas de vidrio, fragmentos de cadenas de hierro y madera, clavos de bronce, medallas de marinos, un grillete, una espada, una pipa, vasijas y monedas, no de oro, pero antiguas, de la época de Isabel II.
En total, el Instituto de Cultura Puertorriqueña (ICP) recogió unas 38 piezas del lugar, confirmó a PRIMERA HORA la directora del Programa de Arqueología del ICP, Laura del Olmo.
“Se trata de objetos, al parecer, de dos barcos hundidos, que podrían ser aproximadamente del siglo XVII o XVIII”, dijo Del Olmo.
También se hallaron varios huesos, que serán llevados al Instituto de Ciencias Forenses (ICF) para determinar su origen, confirmó el director del Cuerpo de Investigaciones Criminales (CIC) de Fajardo, Antonio López.
Según la arqueóloga, el ICP desconoce si la embarcación es un galeón (nave de vela y remo utilizada desde mediados del siglo XV) y si se trata de un barco español, inglés o de esclavos.
“Hay poco material para saber, pero generalmente eran barcos comerciantes”, expuso la funcionaria, quien se reservó el área específica del hallazgo para evitar saqueos.
Uno de los arqueólogos del ICP, agregó Del Olmo, tenía conocimiento de la presencia de las embarcaciones, pero no se sabía de las piezas sustraídas.
Ahora, los objetos serán llevados al Laboratorio de Arqueología del ICP para estabilizarlos, especialmente los sacados ayer del mar, para que formen parte de la colección de la institución.
“Todo lo que se saca del mar o la tierra es patrimonio de todos los puertorriqueños... Es material histórico que forma parte de la historia de Puerto Rico”, detalló Del Olmo.
También manifestó preocupación por posibles saqueos.
Al respecto, López señaló que la Policía mantendrá vigilancia preventiva en el área costera.
Asimismo hará la Compañía de Parques Nacionales, ya que es operador del Parque Nacional la Monserrate de Luquillo.
De otra parte, Del Olmo indicó que se procederá a considerar los próximos pasos a seguir, que podrían incluir bucear para determinar la profundidad, el lugar exacto de ubicación y qué es lo que queda.
Agregó que se podría considerar sacar lo que reste del fondo del mar, sin embargo, es “una alternativa bien costosa. El trabajo de arqueología subacuática es muy costoso y muy delicado. Cualquier material lo sacas y se deteriora de inmediato”, explicó.
El pescador
Algunas de las piezas fueron halladas en la residencia de Gabriel Delgado Pastrana, pescador y buceador del área que alertó al CIC de Fajardo. Entre los objetos que encontró se destaca una espada hermosa y larga que llegó a pulir.
Otros de los artículos fueron hallados por los cinco buzos de la Oficina de Fuerzas Unidas de Rápida Acción (FURA) de la Policía.
López explicó a este diario que Delgado Pastrana informó el martes que se percató de restos de una embarcación con osamentas.
El informe policial señala que una de las embarcaciones está a una profundidad de 25 pies.
Ayer, los buzos de FURA acudieron al lugar para tomar fotografías y sustraer los objetos.
Sobre si hubo o no saqueos en el área, López comentó que había rumores de ello.
Se cree que hay más embarcaciones, según el pescador, destacó López.
En la Isla, hay otros barcos hundidos en lugares como la bahía de San Juan, Cabo Rojo y Añasco, dijo Del Olmo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario